Vegadeo

El concejo de Vegadeo, antiguamente conocido como Vega de Ribadeo, se encuentra situado en la parte occidental de la región, más concretamente en la margen derecha del río Eo que hace de límite con la comunidad autónoma gallega. Limita al norte y al este con el concejo de Castropol, al sur con Villanueva de Oscos, Taramundi y San Tirso de Abres, y en su parte occidental con el río Eo y con una pequeña parte de San Tirso de Abres. Su superficie total es de 82 km2.

Cuenta el concejo con una importante red comunicativa, atravesando el municipio la nacional N-634, la N-640, las comarcales AS-22, AS-11 y AS-21, así como numerosas carreteras locales. También presenta una importante red ferroviaria, siendo Vegadeo lugar de paso y parada de la línea Ferrol-Gijón.

Desde el punto de vista geológico Vegadeo, presenta las mismas características que todo el occidente asturiano. Es decir, está compuesto en casi la totalidad de la superficie por pizarras antiguas, siendo las rocas predominantes la grauwacka y la cuarcita. La estructura de las pizarras es muy variable, rompiéndose habitualmente en hojas regulares muy idóneas para su uso en techumbres de edificaciones y cerco de fincas. También se da, aunque en mucha menor cantidad, una presencia de calizas en el norte del concejo, al borde de la ría y al sur en el límite con Santa Eulalia.

Su relieve se caracteriza por la llanura de sus vegas, y por lo accidentado del resto de la superficie del concejo y que se corresponde con la mayor parte del terreno. De esta manera, encontramos por el sur las sierras de La Bobia, y tirando más hacia el Oeste las sierras de Guiar y Piedrafita. En su parte oriental encontramos la loma de Agudelo y la Sierra de Peñaboa y al norte tenemos la loma de Porzún. Todos estos accidentes junto con algunas sierras del interior como la de Bedures, Fojo o Cruces configuran el terreno de Vegadeo, teniendo las alturas más acusadas por su parte meridional en Las Bobias y en Los Ourosos, donde se llegan a rondar los 1.000 metros.

Dentro de su red fluvial el accidente más destacado lo forma el río Eo, trazando durante su curso el límite con la provincia gallega de Lugo. Es un río caudaloso con gran tradición salmonera. Otro río importante en la zona es el Suarón, cuyo nacimiento se produce en la localidad de La Garganta, en Villanueva. Atraviesa el concejo de sur a norte, recibiendo a su paso multitud de aguas procedentes de diversos arroyos y riachuelos como el de la Mina o el Montouto, desembocando en el Eo en la capital. El arroyo de Monjardín nace en Taramundi y gracias al efecto de las mareas toma categoría de río en Vegadeo, desembocando en el Suarón poco antes de que éste ceda sus aguas al Eo. Los arroyos de la Ferrería y el de Louteiro también discurren por el concejo llegando ambos a desembocar al Eo.

El clima que presenta Vegadeo, es básicamente el mismo que el de toda la comarca, teniendo, dadas sus características geográficas, una mayor humedad y unas temperaturas más templadas, presentando una temperatura media anual de 14ºC, no sobrepasando casi nunca los 30ºC, ni descendiendo de los 0ºC.

En cuanto a su vegetación hay que decir que en Vegadeo la mayor parte de su superficie está compuesta de matorral en las zonas altas, y praderías verdosas en sus zonas medias y bajas. También podemos observar manchas boscosas de pinos y eucaliptos, así como otras especies autóctonas como el castaño y el roble, configurando en su totalidad un hermoso paisaje ideal para disfrutarlo. En cuanto a su fauna podemos encontrarnos en suelo de Vegadeo con especies animales como jabalís, corzos, liebres, rebecos, y truchas y salmones en sus ríos.

 

Capital

La villa de Vegadeo constituye la capital del concejo del mismo nombre desde la segunda mitad del siglo XX, en el que el ayuntamiento es trasladado desde Piantón. Se encuentra asentada a orillas del río Suarón, el cual cede sus aguas al Eo en el centro de la villa. Actualmente constituye el único núcleo urbano de toda la comarca abarcando a más de la mitad de la población total del municipio, siendo, a su vez el principal centro de servicios de la zona.

 

Demografía de Vegadeo

Desde que en la segunda mitad del siglo XIX, el concejo alcanzase su cota máxima de población con 7.487 personas, varias son las etapas que ha seguido la evolución aquí. Una primera abarcaría lo que sucede desde esa fecha hasta la primera década del XX, en la que la cifra desciende hasta 6.685 debido sobre todo a los movimientos migratorios hacia tierras ultramarinas, situación que marcó una época en la región. Otra etapa iría desde 1910 hasta 1930, donde gracias al florecimiento de incipientes industrias en la villa capital, la población aumenta en ceca de mil habitantes, cifra que se perdería casi en su totalidad en la década posterior a causa de la guerra civil. Otra de las etapas es la que va desde que acaba la contienda hasta la década de los sesenta, en la que se ve una estabilización de la población en torno a 6.000 habitantes, para llegar ya a la última etapa en la que se produce un lento pero continuo retroceso que abarca hasta nuestros días, presentando en la actualidad una cifra de 4.704 personas. Aún con este descenso, las estructuras demográficas del concejo no se encuentran muy desequilibradas, mostrándonos un índice de envejecimiento de 121 y una relación de sexos de 92 hombres por cada 100 mujeres. Sin embargo tenemos que decir, del mismo modo, que este equilibrio viene producido en una gran proporción por la influencia que ejerce la capital sobre todo el municipio.

Actualmente el concejo se encuentra dividido en seis parroquias, concentrándose más de la mitad de la población en la capital y sus alrededores, siendo lugar de destino de muchas personas naturales de otras localidades de Vegadeo.

En cuanto a la actividad económica del concejo, diremos que se encuentra bastante repartido el número de empleos entre los tres sectores, siendo el terciario el que mayor número genera. El sector primario representa a un 35,71% de la población activa, siendo la ganadería la actividad que mayor cantidad de gente emplea. La mayoría de las explotaciones trabaja con el ganado vacuno, con una orientación productiva claramente dirigida al sector lácteo.

El sector secundario y el de la construcción, representan a un 16,06% de las personas ocupadas, perteneciendo a la rama de la construcción el mayor número de los empleos, siguiendo la misma tónica que en el resto del Principado. También tienen una representación importante las industrias madereras y las transformadoras de los metales, aunque éstas muestren un claro retroceso hoy en día.

Por último el sector terciario es el que mayor número de empleos genera, con un total del 48,23%, cifra que se prevé que siga creciendo en los próximos años. El comercio y la hostelería representan la mayor proporción dentro de las distintas ramas e actividad, dándose esta actividad prácticamente en su totalidad en la villa capital, que se lleva el 90% del total.

 

Historia de Vegadeo

Vegadeo comparte con los concejos de la zona noroeste de Asturias la abundancia de castros de la Protohistoria.

Aparecen ya topónimos de las tierras de Vegadeo en la documentación de la alta Edad Media. En el año 1079, Martín Bermúdez hace donación al prelado ovetense del convento de San Esteban de Piantón, levantado en este municipio.

Las tierras de lo que hoy se conoce como concejo de Vegadeo —llamado Vega de Ribadeo con anterioridad— formaban parte del vasto territorio de Castropol, limitado al E. por el río Navia y al O. por el Eo, que la Iglesia de Oviedo recibió de Alfonso VII. Capital de dicho territorio fue Reboredo y más tarde Castropol.

Los habitantes de Vega de Ribadeo protestaron con frecuencia el sometimiento a la Mitra ovetense, a pesar de que ésta les otorgó un Fuero semejante al de Benavente, en el s. XIV. Como señala Magín Berenguer, «Piantón, que representaba lo que luego se conocería como concejo de Vegadeo, fue uno de los cinco partidos —unido a Taramundi— en que se subdividió el territorio de Castropol, los cuales se redimen en el s. XVI por Bula Pontificia otorgada a Felipe II, pasando a ser concejos realengos».

Desde entonces el concejo conocería un periodo de prosperidad que alcanza su esplendor en el s. XVIII. La capital, Vegadeo, en otro tiempo, cuando el estuario era navegable, tuvo unas importantes instalaciones portuarias por las que daba salida a la producción maderera.

Este territorio conoció importantes sucesos bélicos en el curso de la guerra de la Independencia. A causa de ésta se trasladó la Fábrica Nacional de Armas de Trubia a Vegadeo.

La historia más reciente del concejo está marcada por el afán de configurarse como ente autónomo, bien diferenciado de los otros concejos que lo rodean. Así, en 1836 se constituye en concejo independiente, y a principios de este siglo, deja de ser Vega de Ribadeo para pasar a llamarse Vegadeo.

Este empeño consciente por el desarrollo local ha ido creando un núcleo de actividad capaz de atraer y de ser el punto de encuentro de una gran comarca que comprende el noroccidente de Asturias y la parte nororiental de la provincia de Lugo, la Mariña.

 

Patrimonio en Vegadeo

La muestra más antigua hallada en el concejo y que presenta un gran valor artístico, se corresponde con la estela funeraria encontrada en la Corredoria en 1932, que estaba dedicada a un Príncipe Albión, tribu que se estableció por la zona. Hoy en día se conserva en el Museo Arqueológico de Oviedo.

Dentro de su arquitectura religiosa Vegadeo nos ofrece varias construcciones como la iglesia parroquial de Vegadeo de estilo historicista y edificada a finales del siglo XIX. Está estructurada en tres naves cubiertas con bóveda de arista. La fachada presenta un frontón triangular truncado por una torre-campanario con cúpula y linterna de azulejos rojos. Los huecos aparecen decorados con frontones triangulares y curvos.

También tenemos la iglesia parroquial de Meredo, construida en el año 1903 y que presenta planta de Cruz Latina. En Pianton encontramos la iglesia de San Esteban, originaria del siglo XII, aunque muy reformada durante los siglos XVI, XVII y XVIII.

En la localidad de Paramios observamos la iglesia Parroquial, con una estructura primitiva del siglo XII, aunque su construcción actual data de los siglos XVI al XVIII. Por último nombraremos del mismo modo, la iglesia parroquial de Abres reconstruida en 1774, y que presenta atrio con arcos, espadaña barroca y reloj de sol, guardando en su interior retablos con buena imaginería popular.

Su arquitectura civil y popular se presenta bastante abundante en Vegadeo. Así en la capital podemos contemplar el ayuntamiento, de la segunda mitad del siglo XIX. El piso de abajo presenta un pórtico con arquerías de medio punto. La rematan una balaustrada ciega y un reloj-campanario. En la plaza consistorial encontramos una fuente de 1881 con escultura de la diosa Ceres. Todavía en la villa tenemos la casa Villamil, situada en el Paseo de la Alameda. Presenta una bella fachada con presencia de balcones que guardan simetría y también de balaustres. Actualmente ocupa sus dependencias la casa de Cultura.

Otra obra importante es la antigua Fábrica de Cueros de Vegadeo, originaria de 1823, y situada en la orilla del río Suarón. Es un importante conjunto de edificios compuesto por una vivienda de dos pisos, a la que se accede por medio de una escalera situada bajo el pórtico y galería. La nave de la fábrica está estructurada en tres plantas con torre octogonal y otras instalaciones complementarias anexas que todavía guardan maquinaria, hogares y hornos de la época en la que estaba en funcionamiento.

En la plaza del Medal vemos la estatua de Venus Algálica y el quiosco de la música, construido en 1903 gracias a los ingresos procedentes de la población indiana. Fuera de la capital tenemos en Ferreira la casona de Parga, con Blasón y capilla. En Pianton vemos el puente de piedra, que sustituyó al antiguo de construcción Romana, y la casona de Rego. También Abres presenta obras importantes como el castillo de El Pividal, amurallado, con torre almenado y fachada barroca. Asimismo tenemos la casona medieval de La Rua con escalera y patín con balaustrada de piedra labrada. En fin, en multitud de lugares del concejo, nos podemos encontrar con casonas, palacios, y edificaciones de gran interés.

 

Fiestas en Vegadeo

Entre sus principales fiestas, están:

Nuestra Señora de la Asunción y San Roque en Vegadeo en el mes de Agosto. Luego están las de Santa Marina en Meredo, las de Santiago y Santa Ana en Abres en el mes de julio y también tenemos las de San Román del Monte en Piantón

Las fiestas en el concejo de Vegadeo son múltiples y variadas, manifestándonos un gran valor cultural. Aparte de todas estas celebraciones festivas, cuenta el concejo con una importante feria de muestras, celebrada en la capital la segunda semana de Junio y donde se exponen distintos elementos y materiales agroindustriales y artesanos. También de gran valor, aunque en este caso religioso, es la celebración de la Semana Santa de Piantón donde se muestran unas importantes raíces históricas.

 

Gastronomía típica del Concejo de Vegadeo

El río, la ría, el mar, la montaña y la huerta surten de excelentes materias primas a los fogones locales; el río proporciona truchas, salmones, angulas, lampreas, reos; la ría, berberechos, almejas, ostras…; el mar, una rica variedad de pescados; la montaña, carnes y caza. La sapiencia y el amor a la cocina hacen el resto, alcanzando logros altamente estimables: caldo, cabeza de cerdo o «cachola» con cachelos (patatas), potes de berzas, cordero asado, chuletones de ternera y de buey, lacón con grelos, callos a la gallega (callos con garbanzos), pulpo «a feira», salmón y angulas del Eo, truchas a la asturiana… y, como postres, requesón con miel, «cereixolos» o frisuelos, «filloas» de sangre, etc.