Taramundi

Taramundi es un concejo asturiano situado en el extremo occidental de la región lindando con la comunidad autónoma gallega por la provincia de Lugo. Sus límites son los siguientes: al norte limita con los concejos de San Tirso de Abres y Vegadeo, al este con Villanueva de Oscos y Vegadeo de nuevo, al sur con Santa Eulalia de Oscos y Lugo, con la que limita en toda su parte occidental también. Su territorio comprende una extensión de 81,76 km2. Fue una de las primeras zonas donde se llevó a cabo la innovadora apuesta por el turismo rural. Debido a la dificultad geográfica de la zona, el concejo cuenta con red de comunicaciones compleja, siendo sus carreteras más destacadas la AS-21 y la AS-26 que lo unen con el concejo de Vegadeo.

Desde el punto de vista geológico el territorio de Taramundi tiene las mismas características que todos los de la comarca, es decir, su suelo pertenece al siluriano con gran presencia de pizarras y grauwacka, apareciendo mezcladas con pequeñas muestras de cuarcitas y calizas. En las riberas del río Cabreira se puede apreciar un pequeño pedazo de terreno aluvial, siendo la única zona donde aparece esta diferenciación del terreno.

Su topografía está conformada por montañas quebradas y escabrosas, mezcladas con diversos valles orientados en todas las direcciones y formados por los cuantiosos arroyos y riachuelos que bañan el municipio de Taramundi. El concejo representa a una figura casi ovalada delimitada por un conjunto de sierras y cordales. Así por el norte encontramos los cotos de Guiar, y más al este la sierra de Piedrafita con unas alturas que van desde los 600 a los 900 metros. También en su parte oriental y yendo hacia el sur divisamos la sierra de Ouroso, encontrando la cota máxima del concejo con 1033 metros. En su parte meridional tenemos las sierras de Sendiña al este y la de Teixedais al oeste, con alturas superiores a los 900 metros. Además de todo este conjunto de accidentes montañosos situado en sus zonas limítrofes, hay que destacar la sierra de Eirua, comprendida en su mitad norte y con elevaciones superiores a los 700 metros.

Su red hidrográfica está compuesta por numerosos arroyos y riachuelos que surcan todo el territorio y que bajan abundantes de aguas. De entre todos ellos destacaremos tres ríos. El Ouria, que discurre por la parte norte de la sierra de Eirua y forma el límite del concejo con Vegadeo y de éste con San Tirso para llegar a desembocar en el río Eo. Los otros dos ríos son el Turia y el Cabreira y bañan la parte meridional de Taramundi, recibiendo a su paso las aguas de diversos arroyos. Ambos se unen en la localidad de Mazo Novo, desembocando también en el Eo.

De su climatología hay que decir que Taramundi pertenece a una zona junto con Vegadeo y San Tirso en la que no se presentan grandes diferencias de temperaturas. Sin embargo, al estar algo alejado de la costa marina y por la influencia de las montañas el invierno se hace más duro que otras zonas.

En cuanto a su vegetación, en Taramundi todavía podemos apreciar algunas manchas de bosques de castaños, robles, abedules y algunas zonas de pinares y de eucaliptos, éstos en las partes bajas de la sierra de Guiar. Su fauna fluvial es la más rica, pudiendo encontrar en sus caudalosas aguas numerosos ejemplares de truchas.

 

Capital

La capital del concejo es la localidad de Taramundi, situada dentro de la parroquia de San Martín. Es el núcleo de población más importante dentro de todo el concejo y conserva una gran cantidad y variedad de elementos naturales, arquitectónicos y etnográficos que hacen de ella parada obligada para cualquier turista que visite la comarca. Es aquí donde nació una clase de turismo muy arraigada actualmente, el turismo rural, con la reconstrucción para tal efecto de un complejo hotelero en La Rectoral, antigua casa parroquial.

 

Demografía de Taramundi

La tendencia mostrada por el concejo durante el último siglo en su evolución poblacional poco difiere de los de su alrededor, mostrándonos un progresivo despoblamiento de los núcleos rurales, que ponen en peligro algunas entidades poblacionales. Afortunadamente, en los últimos tiempos una esperanza se abre para toda esta comarca y ésta no es otra que la implantación de un turismo rural que anime a reactivar toda la zona, disfrutando en ella y con ella de sus maravillosos paisajes. Pero vamos a analizar las causas que originaron este paulatino decrecimiento. Sin duda alguna la emigración tuvo algo que ver en todo el proceso, produciéndose movimientos y salidas, a principios de la centuria pasada, hacia lugares ultramarinos en las Américas, y ya a mediados del siglo hacia las zonas más industrializadas de la región, siendo éstas últimas las que verdaderamente afectaron al municipio. Con todo esto la estructura demográfica de Taramundi quedó bastante desequilibrada, presentando una pirámide de población inversa con mayoría de gente de más avanzada edad. En cuanto a la distribución de la población diremos que ésta se agrupa en cuatro parroquias que son las de San Pedro de Bres, San Julián de Ouria, San Martín de Taramundi y Nuestra Señora de las Nieves en Veigas, siendo la capital Taramundi, la única que supera el centenar de habitantes.

Dentro de la actividad económica en la zona hay que comentar que últimamente el sector primario ha ido perdiendo peso dentro de Taramundi, aunque todavía es el que más empleo nos ofrece con un 53,6% de la población activa. La mayoría de las explotaciones locales trabajan con la cabaña vacuna, presentando un equilibrio entre las que se trabajan para la producción láctea y la cárnica. También es destacable la presencia de un buen número de cabezas porcinas.

El sector secundario y de la construcción representa al 21,06% de la población, siendo esta última actividad la que ha experimentado un mayor aumento durante estos últimos años, siguiendo la tónica general de toda la región. Tampoco hay que olvidarse de las alimenticias, desarrolladas recientemente con medidas potenciadoras de los recursos tradicionales y típicos de la zona. Hay que comentar del mismo modo la importante industria artesana cuchillería desarrollada en el concejo, que utilizó, y sigue usando molinos, mazos y batanes movidos por la fuerza del agua.

En cuanto al sector terciario, éste genera a un total del 25,34% de los empleos locales, lo que representa un aumento cada vez mayor de éste dentro de la repartición de los empleos en los tres sectores. Esto viene dado por la repercusión del turismo rural en todo el municipio, siendo uno de los pioneros en esta clase de disfrute, con la apertura de los primeros apartamentos alquilables en las antiguas dependencias parroquiales de La Rectoral.

 

Historia de Taramundi

Hasta finales del s. XVI Taramundi se mantuvo dependiente del vasto territorio de Castropol, comprendido entre los ríos Navia y Eo, y sometido a la Iglesia ovetense. Esta situación se mantuvo hasta la desamortización que llevó a cabo Felipe II, respaldado por la bula de Gregorio XIII. Este rey puso a la venta las propiedades enajenadas a la Iglesia, para sanear las arcas de la Corona, lo que aprovecha Taramundi —junto con Ouría— para comprar a aquélla su emancipación en 1584.

 

Patrimonio en Taramundi

Dentro del patrimonio conservado en el concejo, hay que destacar que Taramundi sobresale más por su patrimonio etnográfico que por el artístico propiamente dicho. Aun así tiene diversas construcciones de consideración.

Dentro de las edificaciones religiosas hablaremos de la iglesia parroquial de San Martín de Taramundi, fundada en el siglo XVIII, y estructurada en tres naves separadas por arquerías y con tres retablos dorados y policromos. De estos retablos el que más llama la atención es el retablo mayor, que es de estilo barroco. Los otros dos son de un estilo transitorio entre el rococó y el neoclásico. Estos últimos están dedicados al Cristo Crucificado y a la Dolorosa. Otro de los elementos pertenecientes a esta iglesia es la torre campanario, la cual conserva en una de sus hornacinas una imagen de San Martín Obispo.

Otro de los templos de interés del concejo es la iglesia parroquial Nuestra Señora del Carmen en San Julián de Ouria, que contiene dos espadañas, colocadas una a los pies y la otra sobre la sacristía. Su elemento más importante es la imagen de la Virgen del Carmen, situada en el retablo del presbítero y que nos enseña diversas muestras de la etapa barroca. También cuenta con un reloj solar del año 1770, realizado en pizarra y colocado en el muro exterior.

De su arquitectura civil y popular departiremos en primer lugar del poblado protohistórico de Os Castros, situado en las proximidades de las aguas de los ríos Turia y Cabreira.

En la capital podemos encontrar un emplazamiento singular que es La antigua Casa Rectoral, construida en el siglo XVIII, y que es la típica edificación palaciega asturiana, donde podemos observar la suma y compendio de los estilos populares que se dan en la comarca. En su construcción se ha utilizado uno de los materiales típicos de la zona occidental y que es la pizarra, cuyo uso se puede ver en cubierta y paredes. Hoy en día es un establecimiento hotelero de lujo y que ha sido uno de los precursores del turismo rural en todo el Principado. La arquitectura indiana también tiene su representación en Taramundi, siendo la antigua escuela de Bres su ejemplo más característico.

Por último, hay que destacar la importancia de un elemento fundamental para la existencia humana, como es el agua y que ha servido y sirve actualmente para el mantenimiento de una importante y atractiva industria artesana de cuchillería, conservándose en gran estado los mazos de Aguillón y Teixois. Este último se encuentra a unos 4 Km. de la villa, y conserva dentro de sus edificaciones, un molino, martinete, una rueda de afilar y una pequeña central eléctrica, todo ello movido por energía hidráulica.

 

Fiestas en Taramundi

Entre sus fiestas están:

En el mes de enero, son las fiestas de San Pedro en Bres el día 27. En el mes de marzo, tenemos las fiestas de San José en Taramundi el día 19. En el mes de julio, son las fiestas de El Carmen en Ouria el día 16 y la Fiesta del turista el último fin de semana del mes. En el mes de noviembre, son las fiestas de San Martín en Taramundi el día 11.

Multitud de festejos se celebran por todo el concejo, conservando toda la esencia y las tradiciones lugareñas y gastronómicas. Sin embargo una de ellas es de reciente creación, en concreto la dedicada al turismo y que tiene la singularidad que durante su transcurso se hace entrega de una navaja artesana con incrustaciones de metales nobles a una personalidad importante.

 

Gastronomía típica del Concejo de Taramundi

Especial protagonismo culinario tiene el cerdo en Taramundi, concejo de abundante embutido y carne de ternera. Aquí se rinde culto a la buena mesa, que se mueve entre la reciedumbre y el conservadurismo del recetario rural tradicional y tímidas aperturas a la modernidad. De obligada recomendación son el característico caldo de la comarca, que lleva compango, «fabes», patatas, grelos y berzas; las truchas de sus ríos; los callos, con añadidos de chorizo, costilla y trozos de tripa; los embutidos; los guisos y asados de carnes de ternera… En definitiva, una carta rica y variada, en la que no faltan tres productos locales de justificada fama: el pan, la miel y los quesos, o un postre clásico: las «filloas» o frisuelos.