Sariego

Sariego es un concejo asturiano situado en la comarca centroriental de la región, y encuadrado en la mancomunidad de la comarca de la sidra junto a Bimenes, Cabranes, Villaviciosa, Nava y Colunga. Limita por el norte con los Concejos de Gijón y Villaviciosa, al este con Villaviciosa, Nava y Cabranes, al sur con Siero y Nava, y al oeste con el concejo de Siero. Es uno de los municipios asturianos de menor extensión con solo 25 km2. Sus principales arterias comunicativas son las comarcales AS-113, que viene del concejo de Siero para ir a parar al de Villaviciosa por el alto de la Campa, la AS-331 que se dirige al valle de Peon, y la AS-250, que se dirige a Nava a través del alto de la Campa.

Morfológicamente Sariego es un gran valle rodeado de montañas no muy altas, inscrito en la depresión mesoterciaria asturiana, en la parte del nacimiento del río Nora y con el límite norte en el cordal de la Llomba. La composición del suelo y del subsuelo comprende principalmente al periodo secundario, mayoritariamente triásico, jurásico, conglomerados y areniscas, mostrándose rastros paleozoicos como las calizas de montaña en Careses. Las elevaciones más destacadas son: El pico Fario con 733 metros en la zona occidental y que sirve de límite con Siero, la loma del Arbazal con 563 metros y que es el punto limítrofe de Sariego, Nava, Cabranes y Villaviciosa, y también destaca la peña de Los Cuatro Jueces, que separa los términos de Sariego, Siero, Gijón y Villaviciosa.

El principal río del concejo es el río Nora, cuyo nacimiento se sitúa en el noreste de Sariego, concretamente en la fuente de Ñora en Valvidares. Atraviesa el concejo durante 6 km, para pasar a Siero y acabar dando sus aguas al río Nalón, del que es su afluente más importante dentro de su vertiente derecha. Da al valle un carácter asimétrico, dada la mayor superficie de su vertiente norteña de la que recibe cinco corrientes de agua. En la vertiente meridional fluyen arroyos cortos y de muy escaso caudal. Las aguas subterráneas del suelo originan numerosas fuentes, pozos, sumideros, etc, que dotan al concejo de gran abundancia del liquido elemento, y a cuya causa puede deberse el nombre del mismo. Es de destacar la fuente de aguas saladas encontrada en el Pozu Salau.

Respecto a su clima podemos encuadrar a Sariego dentro de la zona asturiana de los valles, que comprende las tierras situadas entre los 200 y los 800 metros. Podemos afirmar que las precipitaciones medias oscilan en torno a los 1000 mm3, teniendo unas temperaturas medias mínima y máxima de entre 3 y 4º para la mínima y 20-25º para las máximas.

En cuanto a su vegetación, en Sariego abundan las praderas naturales y los pastizales, ya que ocupan más de la mitad de la superficie total del concejo.

 

Capital

La capital del concejo de Sariego es la localidad de Vega, que se enmarca dentro de la parroquia de Santiago. Se encuentra a una altitud de 260 metros y está localizada en un amplio valle delimitado al norte por la sierra de la Llomba. Su territorio fue dependiente de la mitra ovetense durante siglos y se cree que arrebató la capitalidad a la vecina localidad de Moral.

 

Demografía de Sariego

La evolución de la población en el concejo siempre se ha mantenido más o menos constante, teniendo una media histórica de 1.400 habitantes, cifra que se supera aunque en muy poca cantidad hoy en día, pero que se encuentra algo alejada de su cota más alta que fue de casi 1.750 habitantes en la mitad del siglo XX. De este modo la población de principios de siglo es muy parecida, numéricamente hablando a la actual. La localización del concejo situado entre Gijón, Siero, Villaviciosa y Nava le ha proporcionado una situación ventajosa en el centro de la región, ya que le ha permitido desempeñar cierto papel de localización residencial que ha servido para reducir la pérdida de efectivos en el mismo. La pirámide de población se encuentra bastante proporcionada en comparación con otros concejos asturianos, siendo altamente equilibrada la relación hombres-mujeres. La población se concentra en tres parroquias que son las de Santa María de la Concepción en Bárzana, la parroquia de Santiago de Sariego y la de San Román. De todas ellas la de Santiago es la que mayor número de habitantes tiene con un total de 706 y en ella se encuentra localizada la capital del concejo que es Vega.

Respecto a la actividad económica del concejo hay que destacar dos factores ajenos a ella propiamente como son las rentas obtenidas por las personas de Sariego que trabajan en otros concejos, y las prestaciones percibidas por una parte de la población (pensiones, subsidios, etc).

Con todo esto el sector primario es el que genera mayor número de empleos en el municipio representando a un 41,23% del total. La ganadería es la actividad principal, contabilizándose una mayoría de cabezas vacunas, teniendo en un 70% una orientación láctea. La edad media de las personas titulares de las explotaciones es de 50 años, aunque aquí las perspectivas de que se produzca un relevo generacional son mucho más grandes que en otros lugares.

El sector secundario y la construcción no se caracterizan por tener una gran presencia en el concejo ni anteriormente ni ahora donde genera actualmente un 24,3% de los empleos totales, siendo la rama de la construcción la rama que se lleva la mayor parte de ellos. También tiene representación la actividad maderera y la industria extractiva.

El único sector que está teniendo una evolución realmente positiva es el terciario de los servicios, que ha ido ganado importancia en el concejo durante estos últimos años, llegando a tener hoy en día al 34,47% del total. La actividad del comercio es la que mayor número de empleos da al municipio.

 

Historia de Sariego

De este concejo el primer dato histórico que se conoce lo apunta un documento del 996 por el que Bermudo II y su esposa Elvira benefician al ovetense monasterio de San Pelayo con algunas de sus pertenencias en el valle de Sariego. En 1201 Alfonso IX realiza la cesión del concejo de Sariego, con todos sus bienes, al monasterio de Valdediós.

Este territorio estaba incluido en uno de los itinerarios de lo que, en la peregrinación a Santiago de Compostela, se ha dado en llamar «Camino Francés». Desde Valdediós los peregrinos seguían por Sariego, continuaban por Siero hasta llegar a Oviedo, donde solían hacer un alto para visitar y orar en la Iglesia de San Salvador.

Sariego constituyó Ayuntamiento en 1309 y 1504. Según Jovellanos, la capital fue en un principio Moral.

La guerra de la Independencia, que se desarrolló entre 1808 y 1814, convirtió al concejo en lugar de paso de las tropas francesas hacia Villaviciosa y Pola de Siero (localidades que fueron objeto de ocupación y de ataque), así como de escondite y centro de operaciones de los guerrilleros asturianos.

 

Patrimonio en Sariego

El concejo resulta de gran interés arquitectónico, destacando las tres iglesias parroquiales que a continuación detallaremos. La iglesia de Santa María de Narzana está localizada en el alto de la loma que domina todo el valle del Nora. Es un monumento románico que data del siglo XII, y presenta una sola nave, ábside semicircular precedido de tramo recto y cubierta con bóveda de horno. Posee un importante conjunto decorativo destacando los capiteles historiados con temas juglarescos, así como la puerta de acceso en su lado occidental formada por tres arquivoltas enmarcadas en un guardapolvo.

La iglesia parroquial de Santiago de Sariego es de origen prerrománico, conservando de dicha época tres ventanales del siglo X. El resto de la iglesia es de una reconstrucción posterior, concretamente del siglo XVI destacando de ella la cabecera de bóveda estrellada.

Por último la iglesia parroquial de San Román data del siglo XIII y presenta la típica estructura del románico rural asturiano, es decir, cabecera plana y ventana absidal, que recuerda a la iglesia de Santa María en Narzana aunque con una decoración mucho más simple que ésta.

Dentro de la arquitectura civil y popular destacaremos el palacio Vigil-Quiñones, localizado en Moral, y que era de una familia noble que ostentó cierto poder en el concejo. Fue construido en el siglo XVI contando con una capilla bajo la advocación de San Roque. El palacio presenta un cuerpo central flanqueado por dos torres que poseen un piso más de altura. El cuerpo central, en el piso inferior está formado por arcos carpaneles y se remata por un piso formado por galerías de madera. En las torres se puede observar el escudo de armas de la familia.

En las localidades de Vega y San Román también se pueden observar casonas que llegan a tener un tamaño considerable, así como las típicas viviendas rurales asturianas, muy bien encajadas dentro del paisaje del municipio.

 

Fiestas en Sariego

Entre sus fiestas destacaremos:

La Jira y las fiestas de La Peña de los Cuatro Jueces el día 6 de junio. El día 25 de julio, las fiestas de Santiago en Moral. Las fiestas de San Pedrín de la Cueva en la localidad de Narzana en el mes de agosto.

De todos los festejos que se celebran en el concejo, la que últimamente ha reunido un mayor interés es la de San Pedrín de la Cueva, celebrada cada tercer domingo de Agosto, y que se celebra en torno a la cueva y a una ermita que data del año 1133. Se mantienen vivas todas las tradiciones referentes a danzas y bailes en todos los festejos, así como también es importante la presencia de los deportes autóctonos.

 

Gastronomía típica del Concejo de Sariego

La producción de sidra de excelente calidad justifica el sólido prestigio alcanzado en el sector por este concejo, que cada año celebra un concurso de sidra casera. Carente de especialidades propias, comparte con el resto de la zona central de Asturias platos como el pote, la fabada, etc. Sus Jornadas Gastronómicas del Milenario, que tienen lugar el sábado y domingo siguientes al 14 de marzo, prometen buen yantar, con menú a base de fabada, «pitu caleya» (pollo de aldea) y arroz con leche. El «antroxu» (carnaval) es tiempo de «pitu», cerdo y frisuelos.