San Martín del Rey Aurelio

El Concejo de San Martín del Rey Aurelio está situado al sur de la zona central de Asturias, con una ligera desviación hacia el este. Limita con los concejos de Siero por el norte, al este con Pola de Laviana y Bimenes, al oeste con Langreo y al sur con Mieres y Pola de Laviana nuevamente. El concejo toma el nombre del santo jacobeo Francés Martín de Tours y del quinto rey de la monarquía asturiana. Presenta un terreno irregular y tiene una extensión de 56,13km2.

Sus principales vías de comunicación son la AS-17, que recorre el concejo de oeste a este, la AS-338, y la AS-337. Así mismo cuenta con una importante red ferroviaria, contando el territorio con las dos líneas del norte, la RENFE y la FEVE.

Desde el punto de vista geológico SMRA., está comprendido en su mayoría dentro del terreno carbonífero del centro de Asturias, estando representados sus tres tramos, siendo el correspondiente al inferior el de mayor presencia. El carbón alterna con arenisca gris y algo de pizarras, siendo prácticamente nula la presencia de bancos de pudinga caliza. Las márgenes del río Nalón son de terreno aluvial, formado por sedimentación de arenas, barro, turba, tierra vegetal, etc, que dan lugar a vegas, aunque poco de éstas sean fértiles.

El Municipio se estructura en torno a una serie de valles y cordales cuyas aguas vierten al río Nalón, que atraviesa el concejo por su parte central con una orientación Sureste-Noroeste. La altitud media que alcanza el concejo en sus zonas llanas es de 340 metros, en contraposición de los 1.000 metros de las sierras que sirven de límites. Este conjunto partiendo de La Camperona y en el sentido de las agujas del reloj, es el siguiente: el Cordal de Bimenes que se extiende desde el pico La Coroña, ubicado en La Camperona, hasta el pico El Rasu, al lado de La Casilla. Las aguas que se vierten en este cordal, separan el Concejo del de Bimenes. Luego tenemos la Cuesta La Faya que comprende desde el pico El Rasu hasta Peña Corvera, encima del Nalón. La línea de este cordal hace de límite con Laviana al Norte del río Nalón. Seguimos después con la Sierra de San Mamés que va desde las inmediaciones de Sienra hasta el pico Tresconceyos, llamado así porque separa los concejos de Laviana, Mieres y S.M.R.A., y es la continuación hacia el Sur de la Cuesta la Faya, siendo también límite con Laviana. El próximo cordal es el de Urbiés que empieza en el pico Tresconceyos, y finaliza en el pico Las Cruces, donde coinciden los términos de Mieres, Langreo y S.M.R.A. El límite con Langreo lo forma el río Villar. Por último encontramos el cordal de Bimenes que enlaza con el Bimenes en el picu La Coroña. Estos cordales forman estrechos valles en los que se asientan los principales núcleos de población. Los más importantes son los siguientes: El Valle de San Mamés, Valle de La Cerezal, Valle de La Invernal y el Valle de Bédavo, al Sur del río Nalón. Y los valles de San Vicente, Lantero, La Magdalena, La Encarnada, L’Agüeria de Blimea, L’Agüeria de Carrocera por el norte.

Respecto a su clima, hay que comentar que pertenece al oceánico, como en el resto de Asturias, pero presenta ciertas peculiaridades como es un ligero descenso del índice medio de precipitaciones anuales, algunos caracteres muy atenuados del clima continental.

Su vegetación ha sufrido grandes recortes, por culpa sobre todo de las talas indiscriminadas de árboles, aunque aún es posible observar algunas manchas boscosas de castaños y verdes praderas.

 

Capital

Sotrondio es la capital del concejo de San Martín del Rey Aurelio desde su constitución como ayuntamiento independiente en 1837 bajo mandato de Isabel II. Está situado a una altitud de 255 metros y constituye junto con El Entrego y Blimea, el núcleo de población más habitado del concejo. De gran crecimiento en las décadas de los 50-60, Sotrondio nos muestra polígonos de viviendas distintas a las que había anteriormente para acoger a la población que se instalaba en su territorio, y que casi acaban uniendo linealmente a Blimea, El Entrego y la propia Capital.

 

Demografía de San Martín del Rey Aurelio

La población de San Martín del Rey Aurelio crece durante finales del siglo XIX y comienzos del XX gracias a que la actividad económica aumentaba y la economía agraria se transformaba en minera. Esta tendencia se invierte en estos últimos años, debido sobre todo a la crisis de la minería. De este modo observamos como en 1837 la población del concejo es de 2.155 personas que se mantiene constante hasta 1850 en el que se produce un aumento significativo, al duplicar la población gracias a la actividad minera. A medida que avanza el siglo, la población mantiene su crecimiento, siendo esta más acuciante en el último decenio, debido al aumento de la producción de carbón de esta década, y en la primera del siglo XX. Esta tendencia tuvo un parón durante la época de Primo de rivera y la república, volviendo a tener una disposición al alza al acabar la guerra civil, en la que se produce la mayor concentración de personas en el concejo con 28.000 en la década de los sesenta. A partir de aquí empieza a reducirse la población debido a una escalonada reducción de la actividad minera, a las sucesivas crisis económicas y también de una concepción más moderna de la familia, con una planificación a la hora de tener hijos. Hoy en día la mayoría de la población se concentra en el fondo de los valles, teniendo Sotrondio, Blimea y El Entrego el mayor número de habitantes.

Respecto a la actividad económica del concejo hay que decir que poco a poco el sector terciario de los servicios ha ido ganando terreno sobre los otros dos, especialmente del secundario, que había sido el que mayor número de empleos generaba durante buena parte del siglo pasado. El sector primario representa solamente a un 3,1% de los empleos, siendo la actividad ganadera la que se lleva la mayor parte. La mayoría de las explotaciones trabajan con el ganado vacuno teniendo una orientación mixta cárnica-láctea.

El sector secundario de la industria ha sufrido un grave retroceso durante estos últimos años, por culpa sobre todo de la bajada de la producción en los pozos mineros que ha hecho aumentar el número de prejubilaciones y la pérdida progresiva de puestos de trabajo. Hoy en día genera un 37,89% del empleo municipal. Aun así la industria extractiva sigue siendo la que mayor número de gente emplea, seguida a gran distancia de la construcción.

Por último y como nota más positiva hablaremos del sector terciario que es el único sector que va aumentando en estos últimos años, a consecuencia de la menor utilización de mano de obra en la minería que atrae a mayor número de personas a este sector laboral. En la actualidad los servicios ocupan a un total del 59,01% del empleo, distribuyéndose mayoritariamente en el comercio, siendo los tres grandes núcleos de población donde se da la mayor concentración.

 

Historia de San Martín del Rey Aurelio

San Martín del Rey Aurelio compartió historia con Langreo —al que estuvo unido—, hasta el año 1837, en que pasa a formar concejo independiente.

No quedan testimonios del asentamiento y apenas de la dominación romanos.

Según algunos historiadores, durante la etapa de la Monarquía asturiana, el rey Aurelio, cautivado por su belleza y la abundante caza —práctica a la que era muy aficionado—, trasladó su Corte a este territorio, concretamente a Baraosa, en las proximidades de la iglesia de San Martín de Tours, y en él murió en 1774.

Desde que Ordoño I aportara en el 857 a la Iglesia de Oviedo los templos langreanos de San Damián, Santa Eulalia y San Cosme, se suceden las donaciones a la misma, con lo que se convierte Langreo en concejo de obispalía, condición de la que fue redimido en 1581 por los vecinos al comprarlo a Felipe II, quien, con autorización papal, se hace con ellos, procediendo a subastar algunos.

Durante el reinado de Fernando VII, San Martín del Rey Aurelio fue efímeramente Ayuntamiento durante el trienio liberal de 1820-1823. Sus habitantes pidieron en 1836 volver a tener carácter de concejo independiente del de Langreo, consiguiéndolo, como ya se ha señalado, en 1837.

La conflictividad social que acompañó al proceso de industrialización y extracción generalizada del carbón no fue tan extrema como en otras zonas de similares características. A ello contribuyó, sin lugar a dudas, la afiliación mayoritaria de los obreros al socialista Sindicato Minero Asturiano, de posicionamientos menos radicales que los de tendencia comunista o anarquista.

Durante la Revolución de Octubre de 1934, los insurrectos tuvieron el control de la zona desde el día 5 hasta el 19.

En la Guerra Civil, las tropas del Alzamiento ocuparon San Martín del Rey Aurelio en octubre de 1937, desalojando del poder al Frente Popular que lo asumía desde julio del 36.

 

Patrimonio en San Martín del Rey Aurelio

Empezaremos hablando de un museo singular que homenajea una actividad que ha dado vida a la comarca durante mucho tiempo y que no es otra que la minería. El Museo de la Minería y la Industria se encuentra en la localidad de El Entrego. El edificio principal está formando por un gran cuerpo central de forma cilíndrica donde destaca la torre del castillete, visible tanto desde el exterior como el interior y que mediante un ascensor o “jaula”, conecta el Museo con la mina imagen. Dos naves laterales unidas al gran tambor central, albergan las numerosas salas de exposiciones, así como los servicios complementarios: salón de actos, cafetería y tiendas.

Dentro de la arquitectura religiosa, hablaremos de la iglesia de San Martín de Tours, construida sobre una anterior de reminiscencias prerrománicas, donde se cree que se enterró al monarca Aurelio que da nombre al concejo.

Las demás iglesias parroquiales son todas de construcción reciente. También se pueden observar en el concejo capillas rurales típicamente Asturianas, destacando la de la Magdalena donde podemos contemplar la hornacina donde se encuentra la imagen de la Virgen.

La Capilla de San Roque está fechada en el siglo XVII, del mismo modo que la de San José en Peña Tejera. Otras capillas importantes son las de San Antonio en Lantero y La de la Virgen de la Cabezada en Villacedré.

Su arquitectura popular y civil es bastante amplia. Tenemos el palacio de la familia García Ciaño en Blimea, del siglo XVIII, y cuenta con una capilla dedicada a Santa Teresa. En la Cabezada encontramos los restos del Castillo de Campogrande, reconstruido en 1897 sobre uno del XIV y del que podemos ver un escudo de Fernández Miranda.

En Carroceda vemos la Casona Argüelles, del siglo XVIII. El conjunto lo componen una pequeña capilla y una panera. La capilla está dedicada a Santo Domingo. El edificio del ayuntamiento en Sotrondio, tiene un porte elegante próximo al modernismo. El antiguo teatro Virginia, ubicado también en la capital, presenta una combinación de dos estilos, el montañés y el art-decó.

Otras edificaciones que pueblan el territorio de San Martín y que nos muestran un interés artístico son las construcciones de hórreos y paneras, muy extendidos en todo el municipio mostrándonos las características de la zona central Asturiana. También queda representación de los antiguos molinos de agua como los de la Huerta, la Rebollá, el de la Mata, y los de Sienra.

 

Fiestas en San Martín del Rey Aurelio

Entre sus fiestas destacaremos:

En el mes de febrero, es la Feria de las Patatas rellenas.

En el mes de julio, son las fiestas de San Martín en Sotrondio los días10-13 y las fiestas de la Laguna en El Entrego los días 17-20.

En el mes de agosto, las fiestas de San Bartolomé en Santa Bárbara, las fiestas de Las Nieves en Blimea los días 7-10.

En el mes de octubre, son las fiestas de La Lagunina en El Entrego.

En el mes de noviembre, es la Feria de los Nabos en Sotrondio los días 7-11 y les cebolles rellenes en El Entrego el día 30.

En el mes de diciembre, son Los Pimientos rellenos en Blimea.

Son de destacar de igual modo las celebraciones de los carnavales y de San Xuan, así como las romerías que se realizan en todos los pueblos. Como se puede observar el concejo celebra varias ferias de carácter gastronómico, lo que demuestra la importancia que la gastronomía tiene en el concejo, lo que aporta cierta singularidad a San Martín del Rey Aurelio.

 

Naturaleza en San Martín del Rey Aurelio

Paisaje Protegido de las Cuencas Mineras.

  • Estado legal: Declarado por Decreto 36/2002
  • Superficie: 132.25 km2
  • Localización: Concejos de Langreo, Laviana, Mieres y San Martín del Rey Aurelio
  • Accesos: Autopista A-66, Carreteras Comarcales AS-17, de Langreo al Puerto de Tarna y AS-252, de Pola de Laviana a Cabañaquinta. Carreteras Locales AS-337, de Figaredo a Sotrondio, y LA-7, que une la anterior con Ciaño (Langreo).
  • Vegetación representativa: Prados y pastos, matorrales de brezo y tojo y carbayedas oligótrofas
  • Fauna representativa: Urogallo, alimoche, azor, pito negro, nutria y desmán
  • Otras figuras de protección: Declarado Lugar de Importancia Comunitaria de las Cuencas Mineras

El territorio estudiado se localiza en la zona central del Principado de Asturias e integra zonas del concejo de Mieres, en la cuenca del Caudal, y de los concejos de Laviana, San Martín del Rey Aurelio y Langreo, en la cuenca del Nalón.

El núcleo del Paisaje Protegido de las Cuencas Mineras lo conforma el valle superior del río Turón, en el concejo de Mieres, que constituye un valle rectilíneo en dirección E-O, cuyas acusadas pendientes se encuentran surcadas por numerosos arroyos y regueros que configuran pequeñas vaguadas.

Sin embargo, las áreas pertenecientes a los concejos de Langreo, San Martín del Rey Aurelio y Laviana integran las cabeceras de los ríos Samuño, Santa Bárbara y Villoria respectivamente, todos ellos afluentes del Nalón. El límite meridional de este espacio se establece por el Cordal de Longalendo, en el límite administrativo con el concejo de Aller, incluyendo zonas con latitudes superiores a los 1.500 m, (Peña Mea 1.557 m, en Laviana).

La mayor parte del territorio incluido en esta área forma parte de la Cuenca Carbonífera Central, enmarcada a su vez en la Zona Cantábrica. El extremo oriental del territorio forma parte de la Región de Mantos, también en la Zona Cantábrica.

El sustrato está formado mayoritariamente por materiales de naturaleza silícea (pizarras y areniscas con niveles de carbón), que en alternancia con numerosas y estrechas bandas de caliza del Carbonífero superior configuran el relieve del valle. En el área perteneciente a la Región de Mantos alternan cuarcitas,

areniscas y otros sustratos silíceos con diversos tipos de calizas. Sobre estos sustratos aparecen algunas formaciones clásticas, silíceas o de naturaleza mixta, gran parte de ellas con abundante matriz, sobre las que se asientan buena parte de los prados de siega de las laderas. Así mismo, en algunos fondos de valle, aparecen depósitos fluviales de escasa extensión.

La población de esta zona se localiza en pequeños núcleos y caseríos dispersos, en los ejes de los valles y en las zonas bajas de las laderas.

Más información sobre el Paisaje Protegido de las Cuencas Mineras

 

Geología

Desde el punto de vista geológico, la cabecera del valle del río Turón y la mayor parte del resto del Paisaje Protegido forman parte de la Cuenca Carbonífera Central y una pequeña parte al Este a la Región de Pliegues y Mantos de la Zona Cantábrica.

La sucesión litológica que forman la parte de la Cuenca Carbonífera Central está datada desde el Namuriense al Westfaliense y en ella se han separado dos grandes conjuntos: uno inferior denominado Grupo Lena, caracterizado por contener calizas y escasas y delgadas capas de carbón, que han sido explotadas esporádicamente; y otro superior denominado Grupo Sama, en el que las calizas son muy raras y en cambio, hay abundantes niveles de areniscas y capas de carbón en las cuales se han situado las principales explotaciones de la zona. En este grupo se intercalan, en la parte media alta de la sucesión estratigráfica, niveles de conglomerados y que en la literatura tradicional y en el mundo minero se han denominado respectivamente como “pudingas” y “gonfolitas”

La zona oriental, del espacio natural, corresponde a la denominada Región de Mantos, en la que alternan cuarcitas, areniscas y otros sustratos silíceos con diversos tipos de calizas, todos de edad Paleozoica pero comprendiendo desde el Cámbrico hasta el Carbonífero, repetidos en muchos casos debido a los diferentes mantos de cabalgamiento.

La mayor parte de estos materiales están recubiertos por depósitos cuaternarios, de poco espesor, pero lo suficientemente extensos como para desarrollar una espesa vegetación (prados, arbustos y bosques). Estos materiales principalmente son: aluviones, que ocupan los lechos de los ríos, coluviones, depositados en las laderas y procedentes de la erosión de las diferentes litologías carboníferas descritas. Encontrándose así fragmentos heterométricos de calizas, areniscas, cuarcitas, pizarras, etc., englobadas en una matriz arcillosa, que debido a su plasticidad, en numerosas ocasiones actúa de lubricante, produciendo frecuentes corrimientos y deslizamientos.

 

La vida vegetal

Desde el punto de vista de la fitogeografía esta área se integra fundamentalmente en el subsector Ovetense, dentro del sector Galaico-Asturiano, en la provincia Atlántica, región Medioeuropea. Este territorio es una buena representación de las zonas interiores del centro de Asturias, las cuencas mineras centrales, que presentan peculiaridades ambientales y singularidad en la cubierta vegetal.

En el entorno de Peña Mea, se puede reconocer una zona reducida correspondiente al sector UbiñensePicoeuropeano (subprovincia Orocantábrica, provincia Atlántica), que penetra desde el sur a modo de digitación.

Desde el punto de vista de la vegetación, el paisaje protegido de las Cuencas Mineras destaca por mantener una elevada diversidad de formaciones vegetales. Dicha variedad responde tanto a la diversidad ambiental existente como al distinto tipo de uso del territorio y al diferente grado de alteración de la vegetación potencial que éste ha determinado.

Los bosques maduros corresponden a las cabeceras de las series de vegetación existentes en el territorio y suponen un 16% de la superficie, entre los cuales destacan las carbayedas oligótrofas que representan más del 75% de los mismos. Así mismo existen áreas ocupadas por hayedos, rebollares, bosques mixtos de roble albar y una pequeña superficie de abedulares orocantábricos altimontanos, en las montañas del extremo oriental. En cuanto a los bosques ribereños, que son bosques edafohigrófilos, están representados en el territorio por alisedas.

Los matorrales dominados por brezos y tojos son muy abundantes en el territorio, ocupando la mayor parte del área deforestada no dedicada a pradería. Estas formaciones se encuentran configuradas por los brezos (Erica vagans y E. Cinerea), brezo vizcaíno (Daboecia cantabrica) y brecina (Calluna vulgaris) y los tojos o árgomas (Ulex gallii).

Entre los helechales tienen una amplia representación espacial las formaciones dominadas por el helecho común (Pteridium aquilinum). El uso ganadero del territorio ha determinado que los prados y pastos, formaciones vegetales que este tipo de actividad origina y explota, tengan una amplia representación, ocupando entorno al 30% de la superficie. Los prados de uso ganadero intensivo, en los que se combina el aprovechamiento a siega y diente, se configuran como uno de los elementos más significativos del paisaje, ocupando los suelos más fértiles de fondo de valle y laderas que albergan los suelos más profundos, así como el entorno de los núcleos de población. Sin embargo los pastizales de este entorno corresponden fundamentalmente a antiguos prados de siega en los que se ha producido el cambio de manejo a diente, aunque persisten algunos pastos típicos en ciertos collados de los cordales.

En cuanto a los cultivos y plantaciones suponen un 22% del territorio. En la actualidad el aprovechamiento agrícola del territorio es escaso, limitándose a pequeñas huertas en el entorno de los pueblos. Por el contrario, las plantaciones arbóreas de producción maderera ocupan superficies considerables.

En lo referente a la flora cabe destacar la abundancia de acebos (Ilex aquifolium) en el seno de hayedos, robledales y castañeros, y la presencia dispersa de tejo (Taxus baccata). Estas especies se encuentran incluidas en el Catálogo Regional de Especies Amenazadas de la Flora del Principado de Asturias como especies de interés especial.

 

La vida animal

Entre las especies de la fauna del entorno de las Cuencas Mineras destaca el urogallo cantábrico (Tetrao urogallus subsp. cantabricus), por estar incluida en el Catálogo Regional de Especies Amenazadas de la Fauna Vertebrada del Principado de Asturias como “especie sensible a la alteración de su hábitat”. Existen otras especies de aves que utilizan en este territorio como área de campeo, pero entre ellas hay que resaltar al alimoche (Neophron percnopterus) y al azor (Accipiter gentilis) consideradas como de interés especial por el mencionado catálogo. Además a lo largo de todo el año se pueden observar sobrevolando estas sierras ejemplares de buitre leonado (Gyps fulvus) y habitando en sus hayedos al pito negro (Dryocopus martius). El resto de la avifauna presente en esta zona es la típica de bosques y campiñas de la media montaña central asturiana.

En cuanto a los mamíferos la nutria (Lutra lutra) y el desmán ibérico (Galemys pyrenaicus) son los dos elementos más destacables. Estas especies asociadas a los cursos fluviales se consideran indicadoras de la buena calidad de las aguas en las que habitan. En dichas aguas se ha constatado la presencia además de dos especies piscícolas: la trucha (Salmo trutta) y el piscardo (Phoxinus phoxinus).

Por último cabe reseñar la presencia de la liebre de piornal (Lepus castroviejoi), considerada por el PORNA como especie singular.

Órganos de administración de las Cuencas Mineras

Tal y como se recoge en la Resolución de 6 de noviembre de 2002 , la Comisión Rectora del Paisaje Protegido está integrada por el Alcalde-Presidente de cada uno de los concejos que se encuentren incluidos en el espacio declarado. Corresponde a la Comisión Rectora la emisión de informe en la elaboración del Plan Protector y de Desarrollo Sostenible del Paisaje Protegido de las Cuencas Mineras.

Instrumento de gestión del Paisaje Protegido de las Cuencas Mineras

En el año 2004, se aprobó el Plan Protector y Desarrollo Sostenible del Paisaje Protegido de las Cuencas Mineras. En este documento se definen las bases para la ordenación de las distintas actividades en el espacio protegido y se establece, además, la zonificación de la zona afectada por al declaración en tres zonas diferentes: Zona de Uso General, Zona de Especial Valor Paisajístico y Zonas a Recuperar.

 

Gastronomía típica del Concejo de San Martín del Rey Aurelio

Sus gentes afrontan el duro trabajo campesino y minero con una comida altamente energética: potes, fabadas, callos, paellas, carnes (chuletas y piernas de lechazo, cabrito al horno, asado de jabalí, carne de batallón…), «casadielles», flanes, arroz con leche, tarta de almendra, etc. Distintas localidades de este concejo son escenario de celebraciones gastronómicas de periodicidad anual y tirón indiscutible: Sotrondio, con el Festival de los Nabos (11 de noviembre), glorioso plato ancestral al que acompañan «les casadielles» como postre, y el de las Patatas Rellenas (febrero); El Entrego, con el Festival de las Cebollas Rellenas (últimos de noviembre); Blimea y su Festival de los Pimientos Rellenos (primera semana de diciembre); y Santa Bárbara, con la Fiesta del Pote y la Fabada (mediados de agosto).