Lena

Lena es un concejo situado en la zona centro meridional de Asturias con una extensión de 315,51 kilómetros cuadrados y limitado al norte por Mieres, al sur con la provincia de León, al este con Aller y al oeste con Riosa y Quirós.

Sus principales núcleos de población por número de habitantes son: Pola de Lena, Campomanes, Villallana, Carabanzo, Vega del Ciego y Zureda.

Es el mejor municipio comunicado con la meseta, pues por ella pasa la N-630,la vía de RENFE que va al Puerto de Pajares y la autopista A-66. Está a una distancia de la capital del Principado de 33 kilómetros.

Su relieve es muy accidentado, su mayor elevación es el Peña Ubiña de 2.417 metros, que es un Paisaje Protegido, estando este territorio compartido con Quirós. Otras cumbres a destacar son: El Ceyón de 2.035 metros, La Tesa de 1.905 y La Boya de 1.731 metros. Su principal cuenca hidrográfica es el río Llena que forma un valle sobre el que se extiende el área industrial y urbana del concejo. Otros ríos son: el Payares, el Huerna o Güerna, y algunos otros pequeños regueros que alimentan el Llena.

Su masa arbórea está compuesta de hayedos, castaños y acebales. También existen amplias praderas junto con pastizales de altura de tipo comunal, destinadas al mantenimiento del ganado vacuno y algo del caballar y lanar. Entre su fauna destacan: corzos, rebecos, jabalís y algunas especies en peligro de extinción como el urogallo, el águila real y el lobo.

 

Capital

Su capital es Pola de Lena, fundada en 1266 por Alfonso X el Sabio. Presenta una estructura lineal que se debe a su antiguo carácter de lugar de paso en el camino de peregrinación entre Oviedo y León. Su perímetro se encuentra limitado por la línea de ferrocarril y por el otro lado el río y la carretera. Tiene una clara función residencial y concentra la mayor parte del comercio y del sector servicios. Mucha de su población trabaja en explotaciones mineras de municipios próximos, esto es debido a que está bien comunicada con los principales centros urbanos.

Los edificios de interés en la localidad son: el palacio del marqués de Santa María del Carrizo, el ayuntamiento, la casa de Vital Aza, y varios conjuntos de viviendas emplazadas en el centro de la localidad.

 

Demografía de Lena

Con una población de 13.799 habitantes. Su evolución durante los últimos siglos esta marcada por diferentes fases. A finales del XIX, se comete la construcción del tramo de Pajares del ferrocarril Gijón- Lena que atrae a gran numero de familias, al acabar su construcción este concejo adquiere su máxima población con 13.064 habitantes en el siglo XIX, esta población se mantendrá durante las dos primeras décadas del siglo XX, y por el auge de la minería incluso seguirá aumentado hasta su máximo histórico en 1960 alcanzando los 16.457 habitantes, fecha a partir de la cual empieza una caída en parte debida a la desarticulación del espacio agrario, el cierre de los pozos mineros de la zona y la debilidad de las empresas hulleras. Gracias a la construcción de nuevas infraestructuras de transporte y comunicación se evitó un deterioro de la población como en otros concejos.

La distribución de la población también fue cambiando, hay pueblos que han sido abandonados como Alceo de los Caballeros, otros como Bendueños que tenía 103 habitantes hoy cuenta con apenas una docena. También hubo un cambio inverso, así La Pola que no tenía más de 1.500 habitantes tiene hoy en día 9.148. Su pirámide demográfica es muy desigual ya que la población ente 65 y 100 años sobrepasan las 3.000 personas, entre los 0 años y 10 años no llegan a las 90 personas. Esto nos indica las consecuencias de la crisis que trajo una emigración rural protagonizada por una media de gente en edad adulta.

 

Historia de Lena

Ya en los tiempos más antiguos, el concejo de Lena estaba habitado. Desde la Edad de los Metales, se tiene constancia de que ya explotaban las minas de cobre del Aramo, como lo atestiguan los útiles de laboreo (mazas y martillo de piedra e instrumentos diversos hechos de asta de ciervo) hallados en la de Riospaso, en Telleo. A sus riquezas minerales y sus vías hacia Castilla parece deber el concejo los numerosos castros ubicados en su territorio, así como la fuerte presencia romana, que dejó calzadas —una de ellas atravesaba sus tierras pasando por Castiello—, destacamentos militares, etc. En la villa romana Memorana, de Vega del Ciego, se encontró un magnífico mosaico —hoy en el Museo Arqueológico Provincial—.

Lena es de los pocos territorios del Principado de Asturias en los que, hasta ahora, se han encontrado restos de la época visigoda (piezas de mármol, una estela funeraria y un cancel reutilizado en la iglesia de Sta. Cristina de Lena), explicable tal vez por su comunicación directa con León.

Se tiene conocimiento por primera vez del concejo a través de un documento, fechado en el 905, en el que el monarca Alfonso III menciona una serie de monasterios —entre otros, el de Santa Cristina— que están aquí.

A partir del s. XI el Camino de Santiago, a su paso por Asturias, comienza a cobrar gran importancia, gracias a la divulgación del contenido del Arca de las Reliquias. Este peregrinaje dio un nuevo impulso a la repoblación y economía regionales. El concejo de Lena se vio favorecido por esta corriente, concediendo las autoridades fueros a Campomanes y Pajares. También se crean nuevos núcleos de población, como Pola de Lena.

En el s. XIII sucede el hecho más importante de la etapa medieval lenense: la concesión de carta-puebla por Alfonso X, otorgando el Fuero de Benavente —que va a regir la vida municipal de Lena— y delimitando el alfoz que se extendía desde Bobia de Arbas hasta el Padrún.

Además, a lo largo de la ruta jacobea, o Camino Francés, que pasaba por el concejo, empiezan a levantarse alberguerías, como la de Campomanes. En los siglos siguientes, y sobre todo en la Edad Moderna, los hospitales de peregrinos se multiplican por toda la comarca.

A partir del s. XVI, el concejo de Lena pierde importancia, a nivel nacional, y su historia se restringe a sucesos locales, vinculados a los pleitos con la abadía de Arbas o a las disputas por el control de los mejores pastos.

En el transcurso del alzamiento de 1808, Lena hostigó a las fuerzas enemigas napoleónicas. Hubo encuentros cruentos, saqueos, o incendios como el del archivo e iglesia de Pola… El hecho más significativo se desarrolló en Vega del Rey, donde los españoles derrotaron a las tropas del mariscal Kellerman.

En 1826 pasa a formar parte del concejo la jurisdicción de Pajares, y en 1836 se desgaja de él Mieres, que forma municipio independiente.

En las elecciones de 1936 Pola de Lena se inclinó por el Frente Popular, y tras la contienda civil sus montes fueron escenario de las correrías de la partida de los Cepedal.

 

Patrimonio en Lena

Entre las obras a destacar en este concejo están:

El mosaico de Vega de Ciego, descubierto en 1921 entre los vestigios de una construcción, posiblemente una villa romana. Es un mosaico excepcional en el Principado ya que no hay ningún otro reto de este tipo, hoy está en el Museo Arqueológico de Asturias. Está enmarcado por una faja ajedrezada, recreando temas alusivos a la hospitalidad. Está decorado por pájaros, moluscos y flores. De su emblema central sólo se conserva una parte que son dos pájaros posados sobre una rama.

La iglesia de Santa Cristina de Lena perteneciente a la época de Ramiro I o de Ordoño I, tiene una única nave alargada con dos dependencias laterales, todos los espacios se cubren con bóveda de cañón y los empujes son recogidos por dos contrafuertes exteriores. Hay una amplia tribuna que ocupa el primer termino de la nave y la planta superior del pórtico. A esta tribuna se accede por una escalera de piedra que marca el espacio del rey contrapuesto al santuario. Debajo hay dos cámaras estrechas destinadas a gentes viajeras o peregrinas. La nave está recorrida por arquerías ciegas y la bóveda se ciñe por cuatro fajones que descansan en ménsulas lisas situadas sobre los medallones. Aquí la triple cabecera tradicional prerrománica queda insinuada por dos arcos ciegos excavados en el muro. Es Monumento Histórico Artístico desde 1885 y declarado Patrimonio de la Humanidad en 1985 por la UNESCO.

El Hospitalón, gran edificio del siglo XVI, que ha sido reformado múltiples veces conserva algún elemento de interés como una ventana con decoración esculpida y un arco con guardapolvo.

El palacio de Revillagigedo en Campomanes. Es de cuerpo longitudinal con una torre en el extremo de tres pisos con vanos adornados con pequeñas orejas. Su portada está en el centro de la fachada con pilastras cajeadas y sobre ella un balcón con antepechos de forja. El edifico ha sido muy reformado y dividido en viviendas.

El palacio y la capilla de la familia Mendoza, este conjunto palaciego disponía de caballerizas y amplios salones. Todo ello con un suelo con dibujos de piedra. El edificio tiene en su fachada sur y sobre el balcón un escudo tallado en madera que soportan dos leones, con dos soldados armados con lanzas. La capilla es amplia y dividida en dos por un arco, tiene un retablo barroco del siglo XVIII, estructurado en dos pisos, con complicadas columnas en el bajo.

El palacio de Faes, en Carabanzo, edificio barroco del siglo XVII, sólo se mantiene la torre en pie, estando el resto en mal estado. Se conoce cómo era por fotografías, tenía tres plantas separadas por impostas, en el frente principal había un balcón volado y orlado con complicadas molduras. En el centro se coloca un escudo pequeño con timbre de yelmo. En el piso alto y entre dos ventanas está el blasón con las armas de los Faes.

La casa de Hevia-Campomanes en Puente de los Fierros, es una casa de dos pisos, con torre posterior de tres alturas y entre los balcones de la fachada principal está el escudo con las armas de los Campomanes. Este conjunto tiene capilla dedicada a San Francisco de Asís y se construyó tras demoler la primitiva por causa de las obras de la carretera León-Gijón.

La iglesia de San Pedro de Jomezana, destaca en su testero un retablo de San Pedro de 1690. Los colaterales datan de 1768 y son de estilo rococó. La bóveda del presbiterio se pinta imitando casetones. En el techo de la sacristía se desarrollan sobre los ocho paneles que componen la cubierta en artesa unas escenas que narran la vida de varios santos.

La casa Mier en Columbiello, vivienda tradicional de planta cuadrada destaca los vanos enmarcados por sillar y el escudo de los Mier en la fachada. Tiene capilla cerca de la casa que culmina en espadaña de un ojo con decoración de bolas. La nave tiene bóveda de cañón y ábside de crucería, destaca de la capilla su retablo barroco.

 

Fiestas en Lena

En julio, el primer domingo en el L´Alto la Cobertoria se celebra la fiesta del Cordero que ha sido declarada de Interés Turístico Nacional, consiste en un concurso de cordero a la estaca y una romería por la tarde.

En la capital Pola de Lena, hay dos fiestas de interés en abril las fiestas de la Flor en el valle de Naredo y en octubre la fiesta de Nuestra Señora del Rosario.

Una curiosa tradición de Lena es la denominada zamarronada, son personajes que entre otras prendas llevan en la cabeza un cucurucho lleno de cintas de colores y al extremo de este un rabo de raposa, llevan también a la cintura unos cencerros que hacen sonar cuando hacen sus saltos espectaculares ayudándose de una pértiga. Se les llaman “zamarrones”.

 

Gastronomía típica del Concejo de Lena

Es el gran abanderado del cordero a la estaca, cuya exaltación gastronómica y festiva tiene lugar en el Prau Chagüezos cada año por el mes de julio, en organización y celebración conjunta con el vecino concejo de Quirós. Pero al indudable prestigio gastronómico del municipio lenense colaboran decisivamente la caldereta de cordero, los «arveyos» o guisantes de Llanos de Somerón, los asados de cabrito y de cordero, el pote de berzas, las menestras, el pan de escanda…, y en repostería, los suspiros de Pajares, los borrachinos, el arroz con leche, el flan con nata…