Langreo

Langreo está situado en el centro de Asturias, formando parte del valle del Nalón o también conocido como el valle de Langreo. Tiene una extensión de 82,46 kilómetros cuadrados y está limitado al norte por Siero y Noreña, al oeste con Oviedo, al sur está rodeado por Mieres y al este con San Martín del Rey Aurelio, con quien estuvo unido hasta 1837.

Su capital es Langreo que engloba los distritos urbanos de Sama, Ciaño, La Felguera, Lada, Riaño y Barros. Sus principales núcleos por número de habitantes son: su capital Langreo, Tuilla, La Nueva y La Gargantada.

 

El Municipio tiene unas buenas vías de comunicación ya que una de sus carreteras, la AS-244 enlaza con la autopista “Y”. Pasan también por Langreo las estatales AS-17 y AS-111, además de varias comarcales. Está a una distancia de la capital del Principado de 20 kilómetros.

Su principal curso fluvial es el río Nalón que cruza Langreo, sobre el que se asientan las entidades de población más sobresalientes. Hay muchos cursos fluviales que discurren por este término y que desembocan en el río Nalón como La Venta, El Rión, Candin y Samuño. Su relieve no es especialmente abrupto pero tiene pendientes importantes. Sus cordales son de una altitud media que dificultan la comunicación con la otra cuenca del Caudal y con las de los concejos vecinos. En el extremo sur es donde se concentran las mayores altitudes que andan alrededor de los 1.000 metros: Destacan El pico Cogollín de 1.005 metros y el picu les Cruces de 946 metros.

Por su situación es una de las cuencas hulleras más importantes de Asturias, su economía gira en torno al aprovechamiento de sus suelos, pero la explotación de las minas de carbón supuso la aparición de un relevante sector que junto a la industria destacó durante más de un siglo.

 

Capital

En el año 1986 un decreto de la Consejería de Interior y Administración Territorial, previa solicitud del Ayuntamiento de Langreo, declarando como única entidad de población y nueva capital del concejo con el nombre de Langreo a la integrada por los distritos urbanos de Riaño, Barros, Lada, La Felguera, Sama y Ciaño. Este nuevo centro urbano ya en esta fecha contaba con 43.233 habitantes.

Sama: es el centro administrativo del concejo y distribuidor de bienes y servicios del valle, se considera el barrio minero más destacado. En su casco urbano cuenta con buen numero de edificaciones interesantes como el ayuntamiento, las Escuelas Dorado, el quiosco de música, la vieja estación de ferrocarril o el pozo Fondón. Es atravesado por el río Nalón, que en sus alrededores tiene grandes zonas arboladas.

Ciaño: tiene una gran cantidad de iglesias y edificios a destacar, como son la iglesia de San Esteban, la casa de la Quintana, el santuario de la Virgen del Carbayu, la casa de La Buelga. En lo referente a su patrimonio industrial esta el pozo María Luisa, lugar emblemático de la minería que permanece en activo desde hace un siglo.

La Felguera: barrio de carácter industrial, tiene gran cantidad de industrias de todo tipo de fabricación de productos químicos, de centeno, etc. Hay ejemplos de su antiguo estación de ferrocarril y los grupos de edificios de la calles Conde Sizzo o del Barrio Urquijo. Un monumento a destacar es la iglesia neorrománica de San Pedro.

Lada: situada en el margen occidental del Nalón, tiene una importante central termoeléctrica. Hubo un balneario de aguas medicinales del que aun conserva su fuente.

Barros: esta a tres kilómetros de Sama, tiene un carácter metalúrgico.

 

Demografía de Langreo

La población de Langreo en el censo de 1996 era de 50.579 habitantes, que si lo comparamos a los habitantes que tenia en 1900, que eran 18.714 habitantes, nos indica el incremento tan fuerte que tuvo, aunque hubo épocas con mucha más población, como en el año 1965, donde se llegó a superar la cifra de 70.000 habitantes. Esta dinámica demográfica ha estado siempre muy unida a los vaivenes de los precios del carbón, así los precios aumentaron mucho durante los años de autarquía, por el contrario descendieron en 1959 con el Plan de Estabilización de las explotaciones hulleras.

Su población va aumentando en diferentes fases, entre 1900 y 1920 dobla sus efectivos de población. Entre 1920 y 1946 sigue aumentando pero a un ritmo menor y entre 1940 y 1960 las tasas de crecimiento se disparan debido a la política autárquica, habiendo una mayor necesidad de carbón, esto traerá un incremento de la producción y a su vez un incremento de la población superior a las 22.000 personas, pero en 1960 las cosas cambiarán entrando en una fase de rápido despoblamiento en la que se ha perdido algo más de 20.000 habitantes debido a la crisis que afectó a todo este sector.

Hoy en día nos muestra una demografía muy similar a la media asturiana. La diferencia de gente entre quienes tienen 20 años y quienes tienen 60 años es muy parecida. Esta igualdad es debida a la crisis que desde finales de 1970 afecto al sector minero, con el cierre de multitud de minas y lo mismo pasa en las industrias siderometalúrgicas que comenzaron en los setenta un proceso de fusiones, que acabó con el traslado de las instalaciones a Veriña, cerca del puerto del Musel y con el desmantelamiento de Duro Felguera, trayendo una emigración de la población buscando nuevos puestos de trabajo. Algo que nos da idea de la gravedad de esta crisis es la comparación de los puestos de trabajo, ya que si en 1957 la industria siderúrgica daba empleo a 4.346 personas, veinte años más tarde sólo trabajaban exactamente 846 personas.

 

Historia de Langreo

Los primeros vestigios del patrimonio histórico de Langreo son de la cultura de los castros. El arqueólogo José Manuel González indica construcciones de ese tipo: el Pico Castiello, en Pumarín, y El Castiello, en Rionda. Según algunos estudiosos, el rey Aurelio instala la Corte en Langreo en el 768.

Hasta la Edad Media ya no existen testimonios históricos definitivos: del 857 es una donación de Ordoño I a la Iglesia ovetense, la cual en el 1075, recibe de Alfonso VI sus tierras en el valle langreano, a orillas del Nalón. En 1338, la Mitra ovetense da a los habitantes del concejo un Fuero similar al de Benavente. Langreo forma Ayuntamiento en 1504. En 1581 sus vecinos lo compran a la Corona, a cuyas manos fue a parar en tiempos de Felipe II, por Bula del papa Gregorio XIII.

Durante la última de las guerras carlistas, en 1874, el Ayuntamiento fue incendiado y destruido el Archivo municipal, que contenía importantes documentos históricos, entre ellos el pergamino del Fuero de Langreo.

A finales del s. XIX experimenta una gran expansión minera e industrial, que se acentúa en el XX. Hoy conoce una notable regresión.

En 1881 tuvieron lugar las primeras huelgas, en protesta contra los limitados salarios y las interminables jornadas de trabajo. La mayor parte de los trabajadores residentes en Langreo estaban afiliados a la anarcosindicalista C.N.T. Se logró alguna mejora, como el aumento de los sueldos y la jornada de 8 horas.

La Revolución de Octubre de 1934, durante la II República —época de gran agitación, en la que el paro y la pobreza afectaron gravemente a la clase obrera—, adquirió tintes trágicos en Sama y otras poblaciones. En el transcurso de la guerra civil de 1936, Langreo —en la órbita del Frente Popular— fue muy activo en la lucha contra el alzamiento antigubernamental.

La capital del concejo fue Ciaño, hasta que, al hilo de la expansión industrial, se trasladó a Sama de Langreo.

 

Patrimonio en Langreo

Entre sus ejemplos arquitectónicos distinguiremos los siguientes:

La iglesia de San Esteban de Ciaño, es Monumento Histórico Artístico, de la segunda mitad del XIII, de esta época son sus dos portadas. La iglesia sufrió varias reformas: La primera en el XIII, que se construyo una capilla que no se conserva y su templo actual es del siglo XX, que simula una iglesia románica de piedra artificial con grandes dimensiones. Destacaremos sus dos fachadas románicas, la meridional es sencilla y está formada por dos arquivoltas de medio punto. La arquivolta exterior se adorna en zig-zag que es una influencia nórdica. La arquivolta interior ofrece un perfil lobulado. Los elementos de apoyo de la portada son dos columnas al interior y dos jambas lisas al exterior. Las columnas tienen fuste sin tallar y los capiteles el derecho con dos aves con alas abiertas y el izquierdo una sirena mezcla de animal y de mujer. La portada principal en el lado occidental está compuesta por tres arquivoltas, la arquivolta exterior tiene una decoración de zig-zag que se complica con líneas lisas y otras con perlas, la arquivolta interior tiene temas de cabezas rostradas. Son cabezas de aves con picos que agarran un bocel, también relacionado con influencias nórdicas con rasgos expresionistas de grandes ojos y orejas acabadas en pico. Las columnas que sirven de apoyo están elevadas sobre altos plintos que confieren a la portada una gran monumentalidad. El capitel exterior izquierdo presenta temas mitológicos de dos centauros y sus cuartos traseros de caballo forman la esquina del capitel. Los otros dos capiteles muestran decoración vegetal, con adornos de perlas y hojas de canto. La portada está protegida por un tejado del que sólo se conservan las ménsulas con temas animales, humanos y fantásticos.

La ermita de Nuestra Señora del Carbayu en Ciaño, es Monumento Histórico Artístico, dedicada a la patrona de Langreo. Su primera estructura es de época medieval, pero en el siglo XVIII, se decidió levantar un mayor templo. El edificio que podemos ver hoy en día fue restaurado en 1975, y es una iglesia de una sola nave, cubierta con bóveda de lunetos, con capilla mayor más elevada, sacristía añadida y pórticos laterales. Está realizada en mampostería y sillar, ésta para las esquinas y los vanos. Su fachada principal es de fino sillar con elementos del barroco como la portada con moldura de orejas y un frontón curvo que agrupa en un friso decorado que descansa en pilastras acanaladas. Entre el frontón hay una hornacina con una escultura en piedra de Nuestra Señora. La espadaña es de carácter monumental de tres pisos con tres arcadas que albergan dos campanas.

La iglesia parroquial de San Pedro en Sama, es de los siglos XIX y XX. Destruida en la Guerra Civil y edificada de nuevo en los años cuarenta. La primitiva iglesia tenia estilo neorrománico, con una gran dimensión.

La iglesia parroquial de San Martín de Riaño, es de construcción popular de una sola nave con pórticos de fabrica y una voluminosa espadaña.

La casa torre de la Quintana en Ciaño, es Monumento Histórico Artístico. Esta casa pasa por varias manos hasta llegar a las personas descendientes de Pedro de Solís que la reforma en el siglo XVI. Es un conjunto que está integrado por una torre circular unida a la casa por un arco que tiene el escudo de la familia García Ciaño. La torre está hecha en sillarejo con muy pocos vanos, saeteras en el primer piso y una ventana germinada compuesta por dos arquillas apuntadas y talladas en único bloque de piedra. La torre se conecta a la casa por un arco de medio punto. La casa es cúbica con una puerta principal con arcada de medio punto y el resto de la fachada es de una gran sencillez. Actualmente está incluida en el Instituto de Enseñanza Secundaria de Ciaño.

La casa de la Buelga, es Monumento Histórico Artístico, sufrió varias reformas quedando de su primitiva estructura sus saeteras. La mayor reforma se hizo en 1653 y un siglo después se le añadiría la fachada que tiene actualmente. Se organiza en dos pisos, el de abajo con su entrada en arco de carpanel sin molduras y las ventanas enmarcadas por sillares con moldura de oreja. El piso superior tiene cuatro balcones con vuelo de forja entre los que se sitúa el escudo. Tiene una capilla anexa, en la que su portada está formada por un vano adintelado con pequeña moldura de orejas, en la espadaña tiene el hueco para la campana.

Asilo Hogar Virgen del Carbayu, antes casa Cima de Villa, es Monumento Histórico Artístico, de su primitiva construcción conserva el portón que está en el muro de cierre de la propiedad. Es una construcción sólida con una mezcla entre clásica y moderna. A su estructura inicial se le ha añadido un piso más que no ha distorsionado su estructura.

La casa de Riaño, es Monumento Histórico Artístico, de su estructura primitiva conserva dos arcadas y un torreón. Sobre el edificio antiguo se le añaden una serie de elementos como una buhardilla. Tiene un alero de amplio vuelo y una galería que ocupa toda la fachada.

El pozo María Luisa en Ciaño, todo un símbolo en la historia de Asturias, el edificio de talleres y oficinas están hechos de ladrillo rojo. En el barrio de La Nozaleda están las viviendas de los empleados, bloques uniformes de dos o tres pisos

La sede del Ayuntamiento, de 1877, es el típico modelo de casa consistorial, de tres plantas, la tercera planta es de 1945, con pórticos de acceso y decoración neoclásica. Alrededor de la plaza del Ayuntamiento hay diferentes edificios, el Banco Herrero, la casa Cuca, el quiosco de la música, el monumento a don Luís Adaro y Magro, fundador de la Unión Minera y Metalúrgica de Asturias, realizado por Lorenzo Coullaut Valera en 1918 y pagado por suscripción popular. Este hombre fundó un sanatorio destinado a quienes sufrieran accidentes en las minas de carbón, que en su época contaba con 16 camas. El edificio que vemos hoy en día tiene cinco pabellones. En este mismo parque está el edificio de la Sociedad La Montera del arquitecto Francisco Casariego. Es un edificio de grandes ventanas para dar claridad y con arcos de medio punto con dos pilastras, es un sitio de reunión y hacía las veces de casino.

Uno de los principales barrios obreros de Langreo es el Barrio Urquijo en La Felguera, situado en el solar del primer emplazamiento de Duro y Cía. Obra de Enrique Rodríguez Bustelo, contaba con nueve pabellones y una capilla.

Otro ejemplo que ofrecía un resultado desigual fue el grupo La Nalona en Lada, los cargos más altos tenían viviendas privilegiadas respecto a las de las familias obreras, como las casas de la calle Conde Sizzo, que son chales unifamiliares con ciertas calidades, levantadas para el personal técnico, conocidos como Talleres del Conde.

Las “casas de los ingenieros” de la Duro Felguera, de las que hoy en día solo queda una que hace la función de escuela taller. Eran viviendas unifamiliares, aisladas y rodeadas de jardín.

 

 

Fiestas en Langreo

Entre las fiestas religiosas destacan en Langreo la del día 8 de septiembre que son las fiestas de la Virgen del Carbayu, que es la patrona del concejo y cuenta con un santuario cerca de Ciaño que en la fecha señalada tiene una concurrente romería. Esta ermita aparece ya citada en el año 1629 y fue remodelada totalmente en el siglo XVIII, siendo posteriormente restaurada en 1975.

En julio el día 25 son las fiestas de Santiago Apóstol en Sama, durante las cuales se celebra el “Concurso Nacional de Entibadores”, donde participan varias cuadrillas de especialistas en colocar los entibadores de madera de las galerías de las explotaciones carboníferas.

En Junio las fiestas de San Pedro en la Felguera el día 29, donde se celebran los renombrados concursos laborales como el de soldaduras o el prestigiosos concurso de cuentos que se convoca desde 1956.

 

Naturaleza en Langreo

Paisaje Protegido de las Cuencas Mineras.

  • Estado legal: Declarado por Decreto 36/2002
  • Superficie: 132.25 km2
  • Localización: Concejos de Langreo, Laviana, Mieres y San Martín del Rey Aurelio
  • Accesos: Autopista A-66, Carreteras Comarcales AS-17, de Langreo al Puerto de Tarna y AS-252, de Pola de Laviana a Cabañaquinta. Carreteras Locales AS-337, de Figaredo a Sotrondio, y LA-7, que une la anterior con Ciaño (Langreo).
  • Vegetación representativa: Prados y pastos, matorrales de brezo y tojo y carbayedas oligótrofas
  • Fauna representativa: Urogallo, alimoche, azor, pito negro, nutria y desmán
  • Otras figuras de protección: Declarado Lugar de Importancia Comunitaria de las Cuencas Mineras

El territorio estudiado se localiza en la zona central del Principado de Asturias e integra zonas del concejo de Mieres, en la cuenca del Caudal, y de los concejos de Laviana, San Martín del Rey Aurelio y Langreo, en la cuenca del Nalón.

El núcleo del Paisaje Protegido de las Cuencas Mineras lo conforma el valle superior del río Turón, en el concejo de Mieres, que constituye un valle rectilíneo en dirección E-O, cuyas acusadas pendientes se encuentran surcadas por numerosos arroyos y regueros que configuran pequeñas vaguadas.

Sin embargo, las áreas pertenecientes a los concejos de Langreo, San Martín del Rey Aurelio y Laviana integran las cabeceras de los ríos Samuño, Santa Bárbara y Villoria respectivamente, todos ellos afluentes del Nalón. El límite meridional de este espacio se establece por el Cordal de Longalendo, en el límite administrativo con el concejo de Aller, incluyendo zonas con latitudes superiores a los 1.500 m, (Peña Mea 1.557 m, en Laviana).

La mayor parte del territorio incluido en esta área forma parte de la Cuenca Carbonífera Central, enmarcada a su vez en la Zona Cantábrica. El extremo oriental del territorio forma parte de la Región de Mantos, también en la Zona Cantábrica.

El sustrato está formado mayoritariamente por materiales de naturaleza silícea (pizarras y areniscas con niveles de carbón), que en alternancia con numerosas y estrechas bandas de caliza del Carbonífero superior configuran el relieve del valle. En el área perteneciente a la Región de Mantos alternan cuarcitas,

areniscas y otros sustratos silíceos con diversos tipos de calizas. Sobre estos sustratos aparecen algunas formaciones clásticas, silíceas o de naturaleza mixta, gran parte de ellas con abundante matriz, sobre las que se asientan buena parte de los prados de siega de las laderas. Así mismo, en algunos fondos de valle, aparecen depósitos fluviales de escasa extensión.

La población de esta zona se localiza en pequeños núcleos y caseríos dispersos, en los ejes de los valles y en las zonas bajas de las laderas.

 

Geología

Desde el punto de vista geológico, la cabecera del valle del río Turón y la mayor parte del resto del Paisaje Protegido forman parte de la Cuenca Carbonífera Central y una pequeña parte al Este a la Región de Pliegues y Mantos de la Zona Cantábrica.

La sucesión litológica que forman la parte de la Cuenca Carbonífera Central está datada desde el Namuriense al Westfaliense y en ella se han separado dos grandes conjuntos: uno inferior denominado Grupo Lena, caracterizado por contener calizas y escasas y delgadas capas de carbón, que han sido explotadas esporádicamente; y otro superior denominado Grupo Sama, en el que las calizas son muy raras y en cambio, hay abundantes niveles de areniscas y capas de carbón en las cuales se han situado las principales explotaciones de la zona. En este grupo se intercalan, en la parte media alta de la sucesión estratigráfica, niveles de conglomerados y que en la literatura tradicional y en el mundo minero se han denominado respectivamente como “pudingas” y “gonfolitas”

La zona oriental, del espacio natural, corresponde a la denominada Región de Mantos, en la que alternan cuarcitas, areniscas y otros sustratos silíceos con diversos tipos de calizas, todos de edad Paleozoica pero comprendiendo desde el Cámbrico hasta el Carbonífero, repetidos en muchos casos debido a los diferentes mantos de cabalgamiento.

La mayor parte de estos materiales están recubiertos por depósitos cuaternarios, de poco espesor, pero lo suficientemente extensos como para desarrollar una espesa vegetación (prados, arbustos y bosques). Estos materiales principalmente son: aluviones, que ocupan los lechos de los ríos, coluviones, depositados en las laderas y procedentes de la erosión de las diferentes litologías carboníferas descritas. Encontrándose así fragmentos heterométricos de calizas, areniscas, cuarcitas, pizarras, etc., englobadas en una matriz arcillosa, que debido a su plasticidad, en numerosas ocasiones actúa de lubricante, produciendo frecuentes corrimientos y deslizamientos.

 

La vida vegetal

Desde el punto de vista de la fitogeografía esta área se integra fundamentalmente en el subsector Ovetense, dentro del sector Galaico-Asturiano, en la provincia Atlántica, región Medioeuropea. Este territorio es una buena representación de las zonas interiores del centro de Asturias, las cuencas mineras centrales, que presentan peculiaridades ambientales y singularidad en la cubierta vegetal.

En el entorno de Peña Mea, se puede reconocer una zona reducida correspondiente al sector UbiñensePicoeuropeano (subprovincia Orocantábrica, provincia Atlántica), que penetra desde el sur a modo de digitación.

Desde el punto de vista de la vegetación, el paisaje protegido de las Cuencas Mineras destaca por mantener una elevada diversidad de formaciones vegetales. Dicha variedad responde tanto a la diversidad ambiental existente como al distinto tipo de uso del territorio y al diferente grado de alteración de la vegetación potencial que éste ha determinado.

Los bosques maduros corresponden a las cabeceras de las series de vegetación existentes en el territorio y suponen un 16% de la superficie, entre los cuales destacan las carbayedas oligótrofas que representan más del 75% de los mismos. Así mismo existen áreas ocupadas por hayedos, rebollares, bosques mixtos de roble albar y una pequeña superficie de abedulares orocantábricos altimontanos, en las montañas del extremo oriental. En cuanto a los bosques ribereños, que son bosques edafohigrófilos, están representados en el territorio por alisedas.

Los matorrales dominados por brezos y tojos son muy abundantes en el territorio, ocupando la mayor parte del área deforestada no dedicada a pradería. Estas formaciones se encuentran configuradas por los brezos (Erica vagans y E. Cinerea), brezo vizcaíno (Daboecia cantabrica) y brecina (Calluna vulgaris) y los tojos o árgomas (Ulex gallii).

Entre los helechales tienen una amplia representación espacial las formaciones dominadas por el helecho común (Pteridium aquilinum). El uso ganadero del territorio ha determinado que los prados y pastos, formaciones vegetales que este tipo de actividad origina y explota, tengan una amplia representación, ocupando entorno al 30% de la superficie. Los prados de uso ganadero intensivo, en los que se combina el aprovechamiento a siega y diente, se configuran como uno de los elementos más significativos del paisaje, ocupando los suelos más fértiles de fondo de valle y laderas que albergan los suelos más profundos, así como el entorno de los núcleos de población. Sin embargo los pastizales de este entorno corresponden fundamentalmente a antiguos prados de siega en los que se ha producido el cambio de manejo a diente, aunque persisten algunos pastos típicos en ciertos collados de los cordales.

En cuanto a los cultivos y plantaciones suponen un 22% del territorio. En la actualidad el aprovechamiento agrícola del territorio es escaso, limitándose a pequeñas huertas en el entorno de los pueblos. Por el contrario, las plantaciones arbóreas de producción maderera ocupan superficies considerables.

En lo referente a la flora cabe destacar la abundancia de acebos (Ilex aquifolium) en el seno de hayedos, robledales y castañeros, y la presencia dispersa de tejo (Taxus baccata). Estas especies se encuentran incluidas en el Catálogo Regional de Especies Amenazadas de la Flora del Principado de Asturias como especies de interés especial.

 

La vida animal

Entre las especies de la fauna del entorno de las Cuencas Mineras destaca el urogallo cantábrico (Tetrao urogallus subsp. cantabricus), por estar incluida en el Catálogo Regional de Especies Amenazadas de la Fauna Vertebrada del Principado de Asturias como “especie sensible a la alteración de su hábitat”. Existen otras especies de aves que utilizan en este territorio como área de campeo, pero entre ellas hay que resaltar al alimoche (Neophron percnopterus) y al azor (Accipiter gentilis) consideradas como de interés especial por el mencionado catálogo. Además a lo largo de todo el año se pueden observar sobrevolando estas sierras ejemplares de buitre leonado (Gyps fulvus) y habitando en sus hayedos al pito negro (Dryocopus martius). El resto de la avifauna presente en esta zona es la típica de bosques y campiñas de la media montaña central asturiana.

En cuanto a los mamíferos la nutria (Lutra lutra) y el desmán ibérico (Galemys pyrenaicus) son los dos elementos más destacables. Estas especies asociadas a los cursos fluviales se consideran indicadoras de la buena calidad de las aguas en las que habitan. En dichas aguas se ha constatado la presencia además de dos especies piscícolas: la trucha (Salmo trutta) y el piscardo (Phoxinus phoxinus).

Por último cabe reseñar la presencia de la liebre de piornal (Lepus castroviejoi), considerada por el PORNA como especie singular.

Órganos de administración de las Cuencas Mineras

Tal y como se recoge en la Resolución de 6 de noviembre de 2002 , la Comisión Rectora del Paisaje Protegido está integrada por el Alcalde-Presidente de cada uno de los concejos que se encuentren incluidos en el espacio declarado. Corresponde a la Comisión Rectora la emisión de informe en la elaboración del Plan Protector y de Desarrollo Sostenible del Paisaje Protegido de las Cuencas Mineras.

Instrumento de gestión del Paisaje Protegido de las Cuencas Mineras

En el año 2004, se aprobó el Plan Protector y Desarrollo Sostenible del Paisaje Protegido de las Cuencas Mineras. En este documento se definen las bases para la ordenación de las distintas actividades en el espacio protegido y se establece, además, la zonificación de la zona afectada por al declaración en tres zonas diferentes: Zona de Uso General, Zona de Especial Valor Paisajístico y Zonas a Recuperar.

 

Gastronomía típica del Concejo de Langreo

Hace gala de una cocina de altos vuelos, fuerte, energética, nutritiva, santuario de la fabada, el pote de nabos, los callos a la asturiana, la carne guisada o asada, los asados de cordero, el conejo guisado, el arroz con «pitu» de aldea, los chuletones de ternera o de buey, la sopa de gallina, las cebollas rellenas, los pimientos rellenos, las setas a la crema de queso de La Peral, la casi olvidada tortilla de ortigas en Sama, el arroz con leche, «les casadielles», las tartas de manzana y de nuez, la leche frita, etc.