Illas

Illas es un concejo situado en el centro de Asturias con una extensión de 25,51 kilómetros cuadrados, próximo a la costa. Limita al norte con Castrillón y Corvera, al sur con Las Regueras y Llanera, al este con Corvera y Llanera y al oeste con Candamo.

Sus principales núcleos por número de habitantes son: La Peral, Callezuela que es la capital del municipio, Sanzadornin, Viescas y La Piniella. Sus principales vías de comunicación son la AS-237 que une Avilés con Candamo y atraviesa el concejo de norte a sur y es su principal arteria. Hay una gran cantidad de carreteras comarcales y locales. Está a una distancia de la capital del Principado de 37 kilómetros.

La topografía del concejo es muy accidentada con fuertes desniveles y pocas tierras llanas, predominando los montes de poca altura cubiertos de arbolado. Su mayor elevación es El Picu Taborneda (Gorfolí), de 619 metros. El resto del territorio se encuentra entre los 200 y los 400 entre frecuentes pendientes.

 

Capital

Es la villa de Callezuela, presenta unos caseríos dispersos, con estructura de aldea, son casi todas las viviendas unifamiliares tipo chalet.

Los edificios a destacar en la villa son: la iglesia parroquial de San Juan de Illas, en sus proximidades está el palacio de Bárcena. Casi la cuarta parte de la población de la villa trabaja en Avilés, mientras que el resto trabaja en labores del campo, teniendo un porcentaje muy pequeño dedicado al sector servicios.

 

Demografía de Illas

Illas tuvo a principios del siglo XX, una elevada ocupación de alrededor 2.013 personas, si tenemos en cuenta la topografía tan accidentada de su territorio. Su emigración fue lenta pero constante, en 1950 su población se había reducido a 1.656 habitantes, a partir de esta fecha y debido al desarrollo industrial de Avilés, incidirá positivamente en la evolución demográfica del concejo ya que permite a su población desplazarse a trabajar, pero sin cambiar su lugar de residencia. Esto hizo que Illas volviera a crecer y entre 1960 y 1970 sus efectivos ascendieran a los 1.800, pero eso no quedaría así, había un nuevo cambio debido a la crisis que afecto al sector industrial, así sus efectivos en 1996 quedaron reducidos a 1.223 habitantes.

Su población se encuentra muy envejecida, predominando las personas mayores de 55 años ya que su última emigración afectó a la fase adulta, dejando por tanto muy reducida su población de menores de 15 años.

Ha tenido una dependencia económica de Avilés, pero a diferencia de Corvera y Avilés no ha sufrido las consecuencias de un crecimiento urbano indiscriminado, conservando su calidad ambiental y el aspecto de un concejo rural. Así en Illas predominan las actividades agropecuarias, cuenta con abundancia de pastos para la ganadería vacuna, destinada a la producción de carne y sobre todo de leche. A este concejo se le considera por su proximidad a los grandes núcleos urbanos de Asturias y al cinturón industrial de Avilés como el pulmón de Asturias.

 

Historia de Illas

La Historia de este concejo gira alrededor de Avilés, al que se adscribe por privilegio otorgado por Fernando IV en 1309, decisión que desagradó a los vecinos, que pleitearon en diversas ocasiones, teniéndose conocimiento de escrituras de concordia de 1348 y 1386, así como resolución de 1378, contraria a las peticiones de Illas. Sin embargo, figura como ayuntamiento en 1308 y 1504 y manda representación a la Junta General del Principado en 1596 y 1605, pese a la dependencia citada. Su sujeción al Ayuntamiento avilesino continúa hasta mediados del s. XIX en que se dan las condiciones favorables para su emancipación cuando se implanta el régimen constitucional.

 

Patrimonio en Illas

Sus monumentos más destacados se encuentran en la villa del concejo. Así están:

La iglesia de San Julián. El edificio actual se levanta en el lugar que ocupaba un templo medieval, su estructura es de planta de cruz latina con torre cuadrada a los pies. El exterior de la nave está recorrido por contrafuertes, los pies y un lateral tienen pórtico con columnas que descansa sobre un zócalo todo ello en piedra. La torre es de planta cuadrada con escasas ventanas, está construida en mampostería y sillar para las esquinas, además tiene una cornisa bastante pronunciada. El interior de la nave se cubre con bóveda de lunetos y de aristas en el crucero y a los pies tiene el coro cubierto de madera. En los brazos del crucero se encuentran dos sepulcros sencillos y de arco de medio punto. El de la derecha es gótico del siglo XIV. Está labrado en un relieve muy plano, en el que se suceden 13 arcos muy apuntados con el intradós trilobulado. El de la izquierda aparece decorado con motivos heráldicos con escudos algunos muy desgastados. El borde superior de la caja está decorado con un friso modulado del que salen hojas.

El palacio de Bárcena, está formado por una serie de edificios que se insertan formando un conjunto, en el que iremos hablando de cada uno de ellos por separado. La Torre, de planta cuadrada, tiene una construcción más residencial que militar ya que los vanos son amplios y abundantes, cosa que en las construcciones militares apenas existen siendo sustituidas por saeteras. Es una edificación de dos pisos, con buhardilla. Está construido en mampostería y sillería para las esquinas y su tejado es a cuatro vertientes. La Capilla es sencilla y de planta rectangular, tiene una puerta adintelada sobre ella el escudo cuarteado en cruz con timbre de yelmo empenachado. La vivienda contigua a la torre tiene mejor calidad constructiva, los vanos son enmarcados por grandes losas de piedra. En el piso principal hay dos balcones y una galería con antepecho de madera. Tiene un segundo volumen pegado al anterior que es muy sencillo y modesto. Todo este conjunto está cerrado por un muro de piedra, que da una idea defensiva pero es de baja altura. Lo característico de esta casa es la sencillez y la falta de ornamentación, esto hace difícil precisar la fecha de su construcción, ya que no tiene un estilo predominante en el que se pueda basar su datación histórica, aunque parece que fue construido en varias fases diferentes, hasta contemplar el conjunto como se muestra hoy en día.

 

Fiestas en Illas

Las iremos destacando según sus núcleos de población.

En La Callezuela: el día 7 de enero San Julián, el domingo siguiente al día 13 de junio San Antonio de Padua y el primer domingo de julio la Sacramental.

En La Peral: el día 2 de febrero las fiestas de Las Candelas donde se canta el himno del pueblo, el primer domingo de agosto las fiestas de San Jorge.

En Calavero el primer fin de semana de septiembre es la fiesta folclórica asturiana del Cristo del Socorro.

En Taborneda: el domingo siguiente al 7 de enero, es la fiesta de San Antonio Abad.

En Piniella; el segundo domingo de mayo es la fiesta del Espíritu Santo.

 

Gastronomía típica del Concejo de Illas

Uno de sus principales atractivos lo constituye la gastronomía, de carácter casero, en la que sobresalen los productos autóctonos: fabada, pote de berzas, carne «roxa», cordero, jabalí, «pitu de caleya» (pollo de aldea), conejo, callos, embutidos y, sobre todo, el magnífico queso de La Peral, de tipo azul y elaborado con leche de vaca y manteca de oveja. Sin olvidar la sidra natural, de elaboración artesanal. De dulce: brazos de gitano, tartas de manzana o de almendra, natillas, flanes, arroz con leche…