El Franco

El Franco es un concejo situado en la zona occidental del Principado de Asturias con una extensión de 78,03 kilómetros cuadrados. Está limitado por el mar Cantábrico al norte, los concejos de Castropol y Boal al sur, con Coaña al este y al oeste con Tapia de Casariego.

Sus principales núcleos por numero de habitantes son: La Caridad que es su capital, Miudes, Arancedo, Valdepares y Viavelez. Su principal vía de comunicación es la N-634, completando su comunicación el ferrocarril de vía estrecha. Está a una distancia de la capital del Principado de 130 kilómetros.

Su relieve contiene una rasa litoral de mayor altitud que los concejos próximos de ahí que sus cursos fluviales el Porcía y el Mazo, estén completamente encajados. La zona meridional es la más elevada con el Penouta de 899 metros. Otras alturas a destacar son: Picualto, el Cuadramón, el Vidrosas, etc. En su curso fluvial el río más destacable es el Mazo, teniendo otros de menor caudal como son: Mernes o el Castello.

Su superficie arbolada se ha ido reduciendo por la presión de la ganadería y de la industria maderera, Ha sido repoblada con eucaliptos. Es importante su masa arbórea de Miudes y la Caridad.

Hay que destacar las cuevas de Andino declaradas Patrimonio Natural que son del Cámbrico Inferior. Es un valle semicerrado, cuyas aguas van al Mazo, hay cuevas y escarpes, donde nacen bosques de robles, laureles y madroños. Esta zona es de propiedad privada.

 

Capital

Es la villa de La Caridad, en el centro tiene un parque con un monumento dedicado a los y las emigrantes.

Entre los monumentos a destacar en la villa están: la antigua casa consistorial, tiene el escudo donde consta la leyenda que rememora su independencia de Castropol en el siglo XVI. Su nuevo ayuntamiento se halla en la plaza de España, destacando también el palacio de Jardón.

 

Demografía de El Franco

El Franco mantuvo una población constante de alrededor de 5.000 personas hasta 1.960 que comienza a disminuir, este descenso fue igual en casi todos sus núcleos de población, excepto en la Caridad que es su capital con cerca de 1.000 habitantes. Su estructura está envejecida con casi el 25% mayores de 60 años mientras que menos del 23% son jóvenes.

La historia del desplazamiento de la gente de este concejo de El Franco, es la misma que la de los concejos de la marina occidental, aunque aquí comienza más tarde, alrededor de 1.963, pero afectando sobremanera a la población adulta, motivada por las estrecheces del sistema económico doméstico, y a un desequilibrio muy descompensado entre recursos y población, marcando una incapacidad para poder sustentar ese aumento poblacional, incidiendo más en la población masculina.

Su emigración se dirige a diferentes zonas, desde Latinoamérica y en especial a Cuba donde se funda el centro Unión de Naturales del Franco, los lugares de embarque eran los puertos de Vigo, La Coruña, Ribadeo, Avilés y Gijón o las zonas del país como Barcelona o las zonas industrializadas de Asturias, como eran Gijón y Avilés.

El tipo de poblamiento que domina es la dispersión demográfica, aunque mucha población se concentra en torno a la capital. La organización del espacio también está determinada por la posibilidad de instalarse en la unidad de explotación familiar, o de poder instalarse en la carretera general, ya que esto siempre ofrece una fuente mayor de ingresos. Este concejo tiene un poblamiento intercalar, con una densidad media de 55 hab./km2.

Su economía está basada en la ganadería que se ha doblado en las últimas décadas, habiendo un cambio de raza en busca de una mayor producción de leche, y en menor medida de carne. Unos de los sectores que registran un aumento de más del doble son los sectores secundarios y terciarios y dentro de estos destacaremos la construcción y el comercio.

 

Historia de El Franco

El concejo, como toda la zona occidental de Asturias, se vio ocupado por un pueblo culto que explotaba y aprovechaba los metales, en excavaciones mineras como las de Cabo Blanco. Los habitantes aquí establecidos se fusionaron con otros grupos llegados después. Éstos también acabaron por convivir con los invasores romanos, de cuya presencia la huella más evidente es el castro de Arancedo, que, excavado en 1953, puso al descubierto un interesante poblado, que ha vuelto a ser tapado.

Estas tierras, habitadas en la Edad Media, aparecen frecuentemente citadas en la documentación de esa época. Así, hay constancia de que en 1042 Piniolo y su mujer Aldonza otorgaron al monasterio de Corias el de Santa María de Miudes, en El Franco. Este concejo pasa a depender de la Iglesia ovetense en el s. XII como integrante del territorio de Castropol —que se extendía del Navia al Eo— por decisión de Alfonso VII. Vuelve a retornar a la Corona en el XVI, en tiempos de Felipe II. Obtiene en 1583 la condición de municipio independiente.

En 1852 La Caridad se convirtió en la nueva capital del concejo.

Al constituirse el concejo de Tapia de Casariego en 1863, se «desprendió» de El Franco la parroquia de Santa María del Monte, en la actualidad de La Roda.

 

Patrimonio en El Franco

Tiene diferentes muestras de arquitectura tanto religiosas como civiles, entre las que destacaremos:

La iglesia de Santa María, tiene restos románicos como es el ábside semicircular. La actual iglesia es de tres naves. Destacan sus retablos del siglo XVIII, una maravillosa talla de la Virgen entronizada con el Niño leyendo las escrituras, destacando el juego de pliegues de los mantos. Los rostros son anchos y de fracciones que han sido trabajadas toscamente.

El palacio de Miudes, de la familia Castropol es del siglo XVI, su estructura es de planta en forma de “U” y muro almenado con torre cuadrada. A la derecha del edificio hay otro edificio menor que también se cierra con muro almenado. En el patio principal se encuentra una escalera que conduce a una galería. En el ala izquierda está la capilla adosada con acceso al exterior y el escudo de los Villamil y Acebedo. El edificio está encalado menos el zócalo y los vanos.

El palacio de Fonfría del siglo XVI, en el que su primera construcción fue una torre, se organiza en forma de “L” cerrada con muralla almenada. En el muro se abre la puerta Neoclásica que es adintelada sobre pilastras y rematado por un frontón. La torre es de tres pisos con tres ventanas enmarcadas por sillares monolíticos. Todo ello está realizado en mampostería.

El palacio de Jardón, o quinta de San Jorge. Su estilo es del Segundo Imperio, tiene planta en forma de “H” sobre una terraza con balaustrada. Son las columnas laterales y sobresalientes que enmarcan el dintel con terraza sobre pórtico de columnas jónicas. Los vanos del primer piso son adintelados con pilastras. La cubierta es de pizarra rematada en zinc, los laterales son más elevados y con ósculos. El interior se reparte alrededor de un patio acristalado. La finca está rodeada de un muro que se curva para realzar la entrada desde donde se contempla la casa y los jardines.

La escuelas de Viavélez, financiadas por Eduardo Jandón. La portada es Neoclásica rematada en doble frontón. El edificio es de un aula y vivienda adosada para el maestro o maestra. En la fachada tiene el emblema de la República Argentina.

La torre Valdepares, es un gran chalet con palmeras y estatuas que hacen de entrada del edificio. En su fachada principal predomina una torre de tres pisos y mirador acristalado, el lateral derecho son dos largas galerías acristaladas de madera que ocupan toda la fachada. El edificio sufrió un incendio en 1.996 en el que quedó muy afectado.

 

Fiestas en El Franco

En junio: el día 24, San Juan de Pendones y el Corpus en Valdepares.

En julio: el Carmen el día 16 en Miudes.

En agosto: el día 2, Santo Ángel en Viavélez.

En septiembre: el día 8 es la de los Remedios en el que una gran concurrencia acude a la romería en Porcía. La capital, La Caridad celebra la festividad de San Miguel el día 29, estando precedida dicha celebración de una semana cultural.

 

Gastronomía típica del Concejo de El Franco

Concejo de mar y de monte, aporta una espléndida cocina huertana y marinera, de fabadas, potes, callos, paellas, parrilladas de cordero, cerdo, empanadas, bollos «preñaos», infinidad de preparaciones de merluza, «fabois» (habas de mayo), «fabas» con tropiezos de marisco, pulpo, calamares, oricios, percebes, sargo a la sidra, frituras de pescados de roca… y, como colofón, arroz con leche, requesón, natillas, «veneras» y «fereixolos» o frisuelos de Carnaval. Las Jornadas Gastronómicas de la Huerta y el Mar, en el mes de julio y en su capital, La Caridad, tienen una excelente acogida entre propios y foráneos.