Corvera de Asturias

Corvera de Asturias es un concejo situado en el arco central de Asturias, con una extensión de 45,47 kilómetros cuadrados. Está limitado al norte por Gozón, al este con Carreño y Gijón, al sur con Llanera y al oeste con Illas y Avilés.

Sus principales núcleos por numero de habitantes son: la villa de Nubledo, Las Vegas, Cancienes, La Marzaniella y Los Campos.

Sus principales vías de comunicación son la A-8, ramal de la autopista “Y” que es su principal vía de comunicación y las autonómicas AS-19 y AS-17. Está a una distancia de la capital del Principado de 23 kilómetros.

Su relieve es el típico de las zonas centrales asturianas, con pequeñas lomas y valles poco profundas. Sus elevaciones más importante son el Pico de Prietu de 362 metros de altura y las lomas de Fontecaliente de 328 metros, Posadoiru de 268 metros y Grandellana de 242 metros. Es necesario destacar el área natural de L´Escañoriu que conserva helechos únicos en su especie.

Corvera ha incorporado a su nombre el apelativo de Asturias en 1924, para diferenciarse de otros municipios no asturianos de igual topónimo, adoptando oficialmente el nombre de Corvera de Asturias o Corvera d´Asturies.

 

Capital

Es la villa de Nubledo, núcleo pequeño, con muy pocos habitantes. Sus principales edificios son: la antigua casa consistorial, el palacio de Blanco.

En su cercanía está la ermita de la Virgen de la Consolación.

 

Demografía de Corvera de Asturias

Un fenómeno que ha sido determinante en su evolución demográfica ha sido su cercanía a Avilés, la cual se ha extendido por los municipios vecinos como un modo de paliar su carencia de suelo, haciendo que este concejo se urbanice de manera caótica. La democracia ha traído un aire de renovación integral que pasa lógicamente, por la ordenación del territorio. Las barriadas se han ido adecentando y se han ido dotando de más y mejores servicios.

Corvera hasta 1951 tenía una población que rondaba los 4.000 habitantes pero a partir de esa fecha, fue incluida en el área urbana de Avilés y está unido al espectacular aumento de empleo en esta ciudad, circunstancia que produjo un gran cambio para Corvera. Ha tenido un aumento constante de la población hasta 1981, que llegó a tener 18.480 habitantes, pero la crisis siderúrgica que vino después, hace que pierda en la siguiente década entorno a 1.000 personas. Casi la mitad de la población reside en Las Vegas, núcleo que cumple el papel de barrio de la ciudad de Avilés.

La población de este concejo es junto a la de Degaña, la más joven de Asturias, el 28, 5% tiene menos de 20 años y el 14,6 es mayor de 60 años.

La tradición de este concejo fue siempre agraria, hasta el establecimiento de Ensidesa a mitad del siglo XX, que cambió de manera radical su tradicional orientación agraria.

Hay un nuevo sector productivo, es el ocio que comienza a ser un complemento que no sólo ayuda al producto interior bruto y al estadístico, sino que sirve para desarrollar esa transición hacia una nueva cultura industrial. Corvera es uno de los concejos más y mejor dotados cultural y deportivamente del Principado.

 

Historia de Corvera de Asturias

Corvera formó parte durante varios siglos del vasto alfoz de Gozón (Gauzone), para pasar a depender del concejo y fuero de Avilés —al igual que Carreño, Castrillón, Gozón e Illas—, por escritura dada el 7 de octubre de 1309 por Fernando IV y confirmada por Alfonso XI en 1335. En 1504, ya aparecía como municipio. Se conservan las Ordenanzas establecidas por el concejo en 1779 y 1783. Hacia 1924, se añadió al nombre de Corvera el apelativo «de Asturias» para diferenciarla de las numerosas Corveras que existen en España.

El desarrollo industrial de Avilés, centrado sobre todo en la planta siderúrgica de la empresa pública Ensidesa, influyó en el incremento crecimiento poblacional de Corvera; un dato lo viene a corroborar: el núcleo urbano de Las Vegas pasó de tener 200 habitantes en 1950 a 8.795 en 1986.

 

Patrimonio en Corvera de Asturias

Corvera cuenta con buen patrimonio tanto en arquitectura civil como religiosa, entre los que destacaremos:

La estela funeraria de Molleda, encontrada en el monte Presa. Es de piedra arenisca y está dividida en dos partes, en la inferior hay una inscripción dedicada a los dioses y en la superior una cabeza tallada de forma geométrica.

La iglesia de Santa María de Solís, no conserva nada de su primitiva estructura. La iglesia actual tiene una sola nave de cabecera cuadrada, con bóveda de crucería y pórtico lateral. Reformada en el siglo XX, con el escudo de los Solís y con el sepulcro de Pedro Solís. El escudo de esta familia volverá a aparecer en el tímpano del frontón. Su retablo barroco es del desaparecido monasterio de Santa María de la Vega.

La casa de Blanco del siglo XVIII, de forma rectangular, con dos pisos y hecha en mampostería y sillar. Destaca la fachada principal con forma simétrica, la puerta está enmarcada por dos pequeñas orejas barrocas y a cada lado saeteras. En el piso superior sobre la puerta un balcón y a los lados dos balcones, a la derecha bajo la cornisa el escudo familiar y a la izquierda una lápida labrada con cruz e inscripción.

El palacio de la familia Rodríguez de León, pasa por diferentes manos, hasta ser alquilado a Ensidesa para ser utilizado para fines culturales y deportivos. Fue ampliado varias veces y en diferentes siglos. Su fachada principal es de dos pisos, con ventanas en el bajo y balcones en la primera planta. La puerta principal tiene una sencilla moldura y con orejas barrocas, a la izquierda está el escudo de Rodríguez León y a la derecha un nicho vacío destinado a otro blasón. La parte interior se reparte alrededor de un patio central con columnas toscanas. Con una gran escalera monumental hecha en piedra en tres tramos.

El antiguo ayuntamiento, está en Nubledo, es de planta rectangular y dos pisos. En su fachada destaca la alineación de la puerta, el balcón y el escudo concejil y encima un frontón. A los lados aparecen los escudos menores de Castilla y León.

La Quinta de Silva Melero, de la primera época del siglo XX, paso por distintas manos hasta llegar a la familia de su primer dueño. Es de planta cuadrangular y de tres pisos, destacando su torre con cubierta cónica. En la fachada principal destacan la variedad de formas de los huecos. La torre es de forma polígona con tres ventanas por piso, con decoración de relieves planos de animales fantásticos. El último piso es como una linterna totalmente calada, con su cúpula en forma de cono y rematada en aguja. Destaca en su fachada lateral ocupada por una galería de ventanas separadas por pilares y sobre ella la terraza de la primera planta.

Otras obras a destacar son: la iglesia de Santa María de Cancienes, la ermita de la Consolación, la ermita de los Santos Justo y Pastor o la capilla de San Pelayo.

 

Fiestas en Corvera de Asturias

En mayo: La jira del embalse de Trasona que es de interés turístico regional el último domingo. El día 15 fiesta de San Pascual Bailón en las Vegas.

En junio: el día 24 la fiesta de San Juan en Corvera. Las fiestas sacramentales el primer domingo del mes. Las Flores en Molleda el tercer domingo.

En julio: El primer domingo Santa María en Cancienes y San Pelayo el último domingo.

En agosto: El primer domingo la fiesta de Santa Cruz en Los Campos. El segundo domingo la Virgen de la Consolación en Nubledo.

En septiembre: La fiesta de los Santos Justo y Pastor en Solís, que es el primer domingo del mes.

 

Gastronomía típica del Concejo de Corvera de Asturias

Su mayor renombre gastronómico le viene de sus asados a la parrilla. La cocina del concejo corverano recibe la influencia de la de Avilés, en cuya oferta descuellan los guisos de pescados y mariscos, y de postre, «les marañueles» (galletas de horno). Y, cómo no, se pueden degustar los platos representativos de la cocina regional asturiana: fabada, pote, «patates rellenes», carne con «patatines», «pitu caleya» (pollo de aldea), guisos y asados de lechazo, cabrito… y, en dulces, arroz con leche, «casadielles», natillas, flanes, quesos, etc.