Gijón está situado a la orilla del Cantábrico, entre el cabo Torres y la punta del Cervigón, y entre la península de Santa Catalina y la bahía de Gijón o de San Lorenzo. El primer asentamiento humano en Gijón data del siglo V a. C., en la Campa Torres, donde los cilúrnigos fundaron el poblado denominado Noega. Tras la conquista romana surgió la primitiva villa, en el cerro de Santa Catalina, en el siglo I a. C. Protegida por la muralla, la puebla medieval fue hacia el puerto y en el siglo XVIII se convierte en la principal capital creciendo marítima de Asturias. A partir de entonces el desarrollo industrial (experimentado sobre todo en la siderurgia y la minería) hizo que se constituyera como la ciudad más grande de Asturias.

Descripción de la Ruta en Comarca de Gijón
  • Tras visitar Gijón, recorremos sus alrededores. Nos dirigimos a Cabueñes, tomando un desvío desde la N632 a la izquierda. Muy próxima está Deva, a la que llegamos desviándonos de la misma carretera nacional a la derecha.
  • Ya en el Gijón monumental podemos visitar la Villa Romana de Veranes, a 10 minutos del centro, por la AS18 salida 17.
Ruta

Para conocer Gijón podemos visitar primero los importantes restos arqueológicos hallados en la Campa Torres, su muralla romana y las termas de Campo Valdés donde descubriremos la forma de vida de sus pobladores en la época romana.

Festival Aéreo Ciudad de Gijón

Festival Aéreo Ciudad de Gijón

Ya en Gijón monumental, comenzamos la ruta por el barrio de Cimadevilla, donde podremos apreciar la sigularidad de muchos de sus edificios; destacan la casa de los Ramírez de Jove (s. XVI), el convento e iglesia de Las Agustinas (s. XVII) y la antigua Fábrica de Tabacos. En lo alto del barrio, en el cerro de Santa Catalina, se encuentra el «Elogio del Horizonte» (1989), de Eduardo Chillida.

En Campo Valdés está el palacio Valdés (s. XVII) y la iglesia de San Pedro, asomada al Cantábrico (s. XV) y rehabilitada en 1955. Son de interés las casas de los Valdés Llanos y de los Nava.

En la calle Cabrales podemos admirar la torre de los Jove Hevia y la Capilla de San Lorenzo, cuya fachada acusa los efectos de la salinidad.

En la plaza de Jovellanos está el Museo–Casa Natal de Jovellanos, que evoca la figura del ilustrado y en la Plaza Mayor encontramos el Ayuntamiento, de estilo neoclásico. Cruzando la Plaza Mayor hacia el Puerto Deportivo vemos, a nuestra derecha, el palacio de Revillagigedo y la colegiata de San Juan, excelentemente rehabilitados. Preside la plaza el monumento a Pelayo. Cercano está el museo dedicado a Juan Barjola, ubicado en la casa-palacio de los Jove Huergo.

En la calle Jovellanos, de esquina a la plaza del Instituto se sitúa el Real Instituto de Jovellanos, que alberga el Centro de Cultura Antiguo Instituto. Otros edificios significativos son la Antigua Pescadería y el Mercado del Sur.

En algunas calles de Gijón, como Capua, Cabrales o Corrida quedan bellos ejemplos de edificios surgidos a raíz del despegue industrial de principios del siglo XX, como el edificio Banco Central entre Los Moros y Munuza. No debemos dejar de visitar la plaza del Instituto, conocida como la plaza del Parchís, y la Plazuela de San Miguel, de trazado elipsodial.

Por el paseo de la playa de San Lorenzo llegamos hasta el puente de El Piles, el Parque Hermanos Castro, el recinto de la Feria Internacional de Muestras de Asturias y el museo del Pueblo de Asturias. En la otra margen del río, el Estadio de El Molinón y La Plaza de Toros, de estilo neomudéjar. También podemos seguir por el paseo de El Rinconín, magníficamente rehabilitado, hasta la playa de la Ñora.

En los alrededores de Gijón podemos visitar espacios naturales y conjuntos de arquitectura tradicional en Deva. En Cabueñes, en la antigua Universidad Laboral inaugurada en los cincuenta, que destaca por sus dimensiones (su torre alcanza los 120 metros de altura), se encuentran Laboral Ciudad de la Cultura y Laboral Centro de Arte y Creación Industrial. Justo enfrente se ubica el Jardín Botánico Atlántico; en la misma parroquia, Cabueñes se puede practicar la recolección de frutos.

El Románico está presente en Ceares y Cenero, donde podemos observar bellos ejemplos de arquitectura medieval en la iglesia de San Andrés de Ceares (s. XII o XIII) y San Juan de Cenero. Destacan también las de San Vicente en Caldones, Santa Eulalia de Baldornón, San Juan en Fano y San Miguel en Serín.

Una vez finalizado el recorrido por el patrimonio histórico-artístico de Gijón y sus alrededores, el visitante puede tomar un respiro y acercarse a alguna de las playas de la zona: las de San Lorenzo, Poniente donde están el Acuario y el Centro de Talasoterapia, y del Arbeyal, en plena ciudad, o las de Peñarrubia, Serín y La Ñora.

La variada y rica gastronomía, acompañada de buena sidra, es sin duda otro de los atractivos de esta zona, que destaca también por su populoso ambiente, sobre todo en verano. Junto a las romerías de los pueblos circundantes, Gijón se viste con sus mejores galas para celebrar la festividad de Nuestra Señora de Begoña (15 de Agosto) o el Antroxu (en carnaval). Conocidas son también la Semana Negra, el Salón del Libro Iberoamericano, el FestivalInternacionalde CineylaFeriaInternacional de Muestras, que durante la época estival congrega en la ciudad a numerosos visitantes. El último fin de semana de agosto tiene lugar el Festival de la Sidra Natural, declarada Fiesta de Interés Turístico del Principado de Asturias.