Caso

El concejo de Caso está situado en la cabecera del río Nalón, con una superficie de 307, 94 kilómetros cuadrados. Está limitado al norte por Piloña, al sur por la provincia de León, al este por Ponga y al oeste por Aller y Sobrescobio.

Su capital es la villa de Campo de Caso y sus principales poblaciones son por este orden Bario, Caleao, Bezanes, Orlé y Tarna.

Está a una distancia de la capital del principado de 58 kilómetros. Su principal río es el Nalón, que nace en Tarna y que ha sido su agente erosivo más intenso y sus afluentes son el Monasteriou, L´Ablanosa, Orellé, Pendones y Corralin.

Su relieve tiene notables alturas, entre las que sobresalen, el Picu Torres de 2.014 metros, La Rapaina de 2.022 metros, La Rapaona de 1.957 metros, El Cantu L´Osu de 1.800 metros. También tiene sierras y cordales de gran belleza, como el Cuetu Negru de 1.852 metros, el Canto del Oro de 1.800 metros, Visu la Grande de 1.709 metros. Pero también posee la más dilatada extensión forestal con más de 13.000 hectáreas en las que predominan hayas, castaños, robles.

En este concejo se halla el Parque Nacional de Redes que ocupa casi toda su extensión y parte del de Sobrescobio. También cuenta con amplios pastizales, unas 8.300 hectáreas que se utilizan como alimento del ganado bovino, en especial de la raza casina típica del lugar, de la que quedan pocos ejemplares, dando una leche que es especialmente grasa de la que se elabora el conocido queso Casín.

 

Capital

Es Campo de Caso está en el centro del concejo y se encuentra a la vez en el centro de la cuenca del río Nalón. Aquí se concentra los servicios administrativos y el centro del pequeño comercio.

Los edificios más destacados son: el ayuntamiento de moderna construcción, la casa de la Torre a su lado se encuentra una capilla de origen medieval con un rico retablo.

 

Demografía de Caso

La dureza de su medio de montaña y la escasez de recursos unido a la cercanía con las cuencas hulleras, fueron los factores que abonaron su emigración. En sesenta años ha perdido más de 4.000 habitantes, esto no es debido sólo a la emigración, también afectó la falta de nacimientos. Este concejo nos da un ejemplo del grado irreversible de envejecimiento al que se puede llegar, por la marcha de este sector joven.

Es una emigración marcada en diferentes fases según las demandas de empleo del momento, así en una primera fase esta se dirige hacia América (Cuba y Argentina principalmente), pero fue a finales del siglo XX, cuando su éxodo fue masivo y hacia zonas diferentes como fueron las zonas industriales de Asturias.

Su economía se basa, en el sector primario y en las explotaciones ganaderas en franco retroceso por la falta de brazos jóvenes para el trabajo, que subsiste gracias a las subvenciones de la UE, aunque hoy en día hay un sector que esta en franco proceso de recuperación, es la elaboración y comercialización del quesu casín, joya de la gastronomía local.

Su actividad minera que tuvo tanto auge en otros tiempos ahora es inexistente debido mucho a las fases de reconversión por el que está pasando este sector.

 

Historia de Caso

Las fuentes, tanto documentales como arqueológicas, que hablan de la historia del Parque Natural de Redes, en el que está enclavados los concejos o municipios asturiano de Caso y Sobrescobio, han sido hasta la fecha escasamente estudiadas. A pesar de esto, trataremos de hacer una aproximación, desde una perspectiva general:

PREHISTORIA

Esta larguísima etapa, que arranca de la aparición del hombre en la tierra y llega hasta cuando aparecen los primeros documentos escritos, está muy poco documentada arqueológicamente en Redes, teniéndose únicamente conciencia de la aparición de restos de hachas en Campo de Caso, datadas en el Bronce Final (2600- 600 a. C.) .

HISTORIA ANTIGUA

Con anterioridad a la llegada de los romanos a Hispania (desde el año 200 a.C), lo que hoy es Asturias y más tarde fue llamado por estos el Conventus Asturum, estaba habitado por diversos pueblos, entre los que sobresalían los astures, quienes ocupaban una franja territorial que alcanzaba a los actuales concejos de Caso y Sobrescobio.

Su cultura, la castreña, es conocida gracias a dos tipos de fuentes: las arqueológicas y las literarias, de entre las que destaca la obra del geógrafo griego Estrabón (50 a. C. – 21/25 a. C.). Los astures habitaban en poblados generalmente fortificados y situados en lugares estratégicos; vivían de la agricultura, la minería y, especialmente, de la ganadería y el pastoreo. Junto con los cántabros, fueron los pueblos de la Península que mayor resistencia ofrecieron a los romanos. Aparecen vestigios arqueológicos de esta etapa en el Collao Castiello (Caso) y La Corona de Castro (Sobrescobio). Además tenemos la existencia del torreón de Villamorey, que nos informa sobre el paso de los romanos por estas tierras. En cuanto al llamado «puente romano» de Campo de Caso, más bien parece que sea de fábrica medieval.

EDAD MEDIA

Es en el medievo cuando Caso y Sobrescobio comienzan a aparecer como territorios configurados y organizados administrativamente. Comenzamos esta etapa analizando brevemente el porqué de los nombres de los concejos: el topónimo «Sobrescobio» tiene una explicación clara: la palabra «escobiu» designa en asturiano un desfiladero o paso estrecho, que es el que da entrada a Sobrescobio, llegando desde el concejo de Laviana. De ahí vendría el nombre, que es la traducción exacta del super escopulum latino, utilizado en los primeros documentos que nos informan sobre esta tierra. «Caso», a su vez, puede derivar del nombre de la familia romana de los Casios o de los Cayos; una explicación más relacionada con la leyenda que con la Historia hace referencia a la participación de Don Suero Vinieres de Caso en la batalla de Covadonga, pero, al no tener fuentes que lo corroboren, no lo podemos dar por válido. En las fuentes de la Monarquía Asturiana no aparecen referencias a este territorio, al menos en lo relativo a las Crónicas. La población vivía en la Edad Media exclusivamente de la agricultura y la ganadería, ya que la artesanía se utilizaba para la elaboración de productos de consumo familiar. Únicamente en la producción de quesos se obtenía un excedente, empleado para lograr productos de los que se carecía.

Caso fue un concejo muy importante en la Edad Media asturiana; en el año 1142, tenemos noticia de la fundación de un hospital en Tarna, por Alfonso XII, con la intención de atender a los peregrinos que llegaban desde San Isidro para dirigirse a Santiago de Compostela. También conocemos la existencia de una leprosería en Moñu, citada al menos en dos testamentos, datados en 1289 y 1331. Durante los siglos XI y XII, Caso perteneció en parte al monasterio de Eslonza, en León, de cuya jurisdicción nos queda como muestra un fuero muy interesante, referido a la parroquia de San Salvador de Sobrecastiello. Otro documento interesantísimo y muy importante es el Privilegio concedido por Juan II en el año 1447 y confirmado por los monarcas posteriores hasta Carlos III (1760). Es de gran interés para los casinos, ya que les permitía llevar a a invernar los ganados a las comarcas costeras, evitando los durísimos inviernos.

EDAD MODERNA

En los siglos XVI, XVII y XVIII la economía de los dos concejos seguía dependiendo del campo y sus productos; continuaban las hambrunas y las crisis de subsistencia, pero, a pesar de ello, también se logró un proceso de continuado crecimiento, manifestado en un aumento claro de la población y en una mejora generalizada de las condiciones de vida (que seguían siendo muy precarias). Como concejos realengos, libres de señorío, enviaban representantes a la Junta General del Principado, aunque con pocas ventajas para el pueblo llano, ya que los nobles, de forma paralela a la pérdida de derechos jurisdiccionales, fueron asumiendo un mayor control de la vida política, en detrimento de los derechos del pueblo.

EDAD CONTEMPORÁNEA

Con el siglo XIX llegamos a la época contemporánea, en la que aún estamos. Las propiedades de la tierra seguían siendo escasas y pequeñas para los campesinos, que además disponían de las tierras de peor calidad. Estos dos factores, junto con una mentalidad muy tradicional, propiciaron un impulso negativo a la industrialización en Caso y Sobrescobio, al igual que ocurría en otros concejos de Asturias. A medida que avanza el siglo XIX, cada vez más personas optaron en estas tierras por la emigración, primero a América y a partir de los años 50 del siglo XX, a los países de Europa más industrializados. Los coyanes y casinos también se vieron involucrados en las guerras carlistas y de la Independencia y, de forma inevitable, en la terrible guerra civil española (1936-1939), que destruyó por completo el pueblo de Tarna, muchas casas e iglesias de los dos concejos y, en el caso del ayuntamiento casín, el archivo municipal, que albergaba gran cantidad de documentos históricos que, sin duda alguna, ayudarían con su presencia a clarificar numerosos aspectos históricos que aún hoy permanecen oscuros.

 

Patrimonio en Caso

Su arte es una mezcla entre lo popular y rural, lo popular viene marcado por sus manifestaciones artísticas a lo largo de los siglos. Por ello, en Caso hay gran variedad y mezcla de edificaciones, entre las que destacaremos.

El puente sobre el Nalón, puede que fuera de origen romano pero en su primera estructura, o la casa de la Torre construida en tiempos de Alfonso VI, identificada con la casa solariega de la familia Caso.

La casa de Pandu del siglo XVI, es la típica casa rústica de dos plantas. Construida de mampostería y sillares estos serían para las esquinas de ventanas y marcos. A la puerta principal se accede por un portalón de arco de medio punto. Esta casa ha sido reformada diferentes veces y también ha tenido diferentes usos, llegando a ser la cárcel de la inquisición, el ayuntamiento, la escuela, etc.

La casa del hijo del cubano Juan de la Traviesas Valle, es una casa de estilo autóctono que fue reformada, está en la villa de Campo de Caso.

La colegiata de Santa María la Real, en la zona de Tanes, es Monumento Histórico Artístico, es de la época renacentista y es la obra más importante tanto por su arquitectura como por sus piezas escultóricas. De todos modos, hay una mezcla de estilos renacentistas y góticos. La iglesia es de una sola nave en tres tramos, con capillas laterales puestas transversalmente y ábside recto. Los tres tramos de la nave se cubren con bóvedas de crucería estrellada. De su exterior destaca, un pórtico con arquerías de medio punto sobre columnas toscanas. Su aspecto es de un monumental edificio. De su retablo mayor solo se conservan tres hornacinas y un ático. En el centro se encuentra el retablo de la Magdalena de los siglos XVII o XVIII. En una capilla lateral esta el retablo del Nazareno del siglo XVIII.

Su iglesia parroquial es del siglo XVI, pero muy reformada en el siglo XVIII, lo más destacado es su retablo mayor, se compone de un cuerpo único dividido en tres calles, con una hornacina central y dos pisos de relieve. Llama la atención el uso de cariátides como elemento sustentorio. Hay otros tres retablos laterales del siglo XVIII.

Hay otras construcciones repartidas por todo el concejo como son: el complejo de palacio casona, cuadras y capilla del siglo XVI o XVIII, en Veneos, la capilla de Nuestra Señora de los Dolores de 1716, la capilla de Santiago del siglo XVIII en Bueres, la iglesia porticada de San Bartolomé del XIX en Oslé, etc.

En este concejo hay una rica arquitectura popular como muestra de ello tenemos los hórreos, llegando a contabilizarse más de 52.

 

Fiestas en Caso

El 24 de junio en Campo de Caso se celebra la hoguera de San Juan.

El 29 de junio San Pedro en Coballes

El 25 de julio Santiago en Buerres.

El 14 de septiembre el Cristo en Tames.

Su capital celebra varios certámenes ganaderos, siendo él más importante el celebrado el 8 de octubre.

 

Gastronomía típica del Concejo de Caso

De la grasienta leche de la vaca asturiana de montaña —la vaca casina— se obtiene el reputado y emblemático queso Casín, artesanal, picante y aromático, citado ya en documentos medievales y que nos cita a su Festival en agosto y en la maravillosa collada de Arnicio. Pero los amantes de la buena mesa tienen la oportunidad de gozar, en Caso, de una cocina de alta montaña que ofrece magistrales potes, guisos, carnes de vacuno (ternera), ovino (cabrito, cordero) y caza (jabalí, corzo, rebeco), embutidos, truchas del Alto Nalón…, y, en dulcería, los clásicos «borrachinos» y suspiros.