Cabranes

Cabranes es un pequeño concejo de 38,5 kilómetros cuadrados, limitado al norte con Villaviciosa, al sur con Piloña y Nava, al este con Piloña y Villaviciosa y al oeste con Villaviciosa y Nava.

Sus principales localidades son, por número de habitantes: Santa Eulalia capital del concejo, Camás, Torazo, Pandenes y Piloña. Las principales vías de comunicación son: la carretera AS-25 entre Infiesto y Villaviciosa, la AS-335 que se une a la anterior en el centro del concejo y discurre de oeste a este y la AS-334 que va hacia Piloña. Este concejo está a una distancia de la capital del Principado de 47 Kilómetros.

Municipio pequeño de orografía poco accidentada, ya que sus altitudes máximas no superan los 600 metros. Sus cotas más altas son: Incós de 578 metros y el Montaliñu de 546 metros. Cabranes, tiene una docena de riachuelos que discurren dentro del concejo, y destacan por su longitud los ríos: Sales y el Viña.

Es un concejo de carácter rural y ganadero, sus explotaciones son en su mayoría de pequeña extensión, teniendo cierta importancia la explotación de la manzana y de sus bosques.

 

Capital

Su capital es la villa de Santa Eulalia, la cual está asentada sobre una ladera, lo que hace que sus casas están todas escalonadas.

En su villa destacan edificios, como el ayuntamiento y las casas de los Del Llano Junco, o las de los Tuero. Su principal monumento es la iglesia parroquial de Santa Eulalia.

En la parte elevada, se alternan bloques de pisos modernos con las casas tradicionales con sus hórreos.

 

Demografía de Cabranes

La población que tiene actualmente es de unos 1.225 habitantes, cifra que es la menor que tiene desde el siglo XVIII. Su máximo lo alcanza en 1910, con una población de 3.750 personas, produciéndose tal caída demográfica por culpa de la emigración, diferenciando dentro de ella dos etapas distintas, según las necesidades de la época. En un primer momento hacia 1950 su población se dirigió hacía los países de Ultramar, como Cuba, México, Argentina, y Santo Domingo, cambiando en un segundo periodo a destinos más cercanos, como fue el centro de la región, a las zonas industrializadas, Gijón, Avilés y las cuencas mineras.

Sus consecuencias fueron, un despoblamiento y una inversión de la pirámide de población. Teniendo un gran envejecimiento, así el 37% tiene más de 60 años y la presencia de parejas jóvenes es sólo del 17%. Hay que destacar un porcentaje muy elevado de población inactiva ya jubilada que es el 40%.

El mayor número de ocupaciones, viene dado por la ganadería y sus derivados la leche y la carne. Ahora empieza a destacar el sector servicios, debido a la apertura de hospedajes rurales y otras actividades turísticas. Su industria es escasa, dedicándose más a los productos básicos.

 

Historia de Cabranes

Cabranes, que no tiene un topónimo de origen conocido, ni romano ni prerromano, es una tierra de ocupación temprana.

Este concejo comenzó a habitarse en el Neolítico por gentes que se dedicaban fundamentalmente al pastoreo. Ocupan, entonces, las zonas altas del territorio, propicias al mantenimiento de pradera natural. Testigos de su presencia son los túmulos funerarios que nos dejaron en Monte Aliño (Fresnedo), en Monte Incós (La Parte) y en Peña Cabrera (Niao).

Esta población tiene continuidad cronológica en la Edad del Bronce, que deja insculturas en La Peña de Santiago (La Puerta), lugar que tendrá posterior ocupación medieval.

Más tarde, en la Edad del Hierro, aparece un nuevo aporte demográfico del que no sabemos con certeza si, además, se dedicó también a realizar actividades extractivas. De este momento existe una buena representación en La Coroña de Castro (Hería), probablemente habitado por los «luggones», que tendrían capital no lejos del lugar, en Paelontium (Beloño, Piloña).

Ligado a la actividad de los lugones o a época posterior está la Riega de Los Mel… (?).

Mayor presencia aún en el territorio la dejaron los romanos. De esta época se conserva un tramo de calzada romana en Camino de los Moros (Pandenes), lo que da buena muestra del tránsito que en ese momento existió por estos lugares, y un castro o torre, la del Castillo de la Cobertoria (Castillo, Torazo).

Probablemente existió también un cenvirato. El topónimo Cenvís, entre Pandenes y los Villares, puede hacer referencia al mismo, ya que según parece existían huellas de aquél en el pasado siglo.

Otros topónimos de origen romano serían los ya citados de los Villares (Dii-lares) y Pandenes. Asimismo, en La Miyar (Torazo) parece que hubo una piedra «miliar», con lo que habría que pensar en que la calzada romana de Pandenes tendría continuidad también en esta parroquia.

Es, sin lugar a dudas, en época medieval cuando se produce el gran despegue demográfico del concejo.

Existe una referencia documental a la iglesia parroquial de Gramedo de 846, ocupando, por tanto, el tercer lugar en antigüedad fundacional en edificios de este tipo de Asturias. Se construye dos años antes que la de Santa María del Naranco. La lápida fundacional encontrada en 1921 durante una reforma del edificio lleva la siguiente inscripción:

IN NME

DNI FAC

TA ECLA

IN ERA D

CCC L XXX

IIII A

«In n(o)m(in)e/ D(omi)ni fac/ta e(c)cl(esi)a/ in era D/CCCLXXX/IIIIa, Adeg/[a…]».

Posteriormente, esta iglesia aparece citada en el siglo XIV en el Libro Becerro de la Catedral de Oviedo. Más tarde fue un edificio que tuvo planta románica y sus muros fueron recrecidos en el siglo XVI o XVII.

Casi de la misma época dataría el monasterio de San Julián de Viñón, que aparece citado en 857 en un otorgamiento que realiza Ordoño I del Monasterio de San Clemente de Viñón a favor de la Iglesia de Oviedo.

A partir de ese momento se multiplica espectacularmente la presencia de restos, que delata una pequeña parte de la fiebre constructiva que tiene lugar ahora. Destaca, entre otros, la iglesia de San Lorenzo de Camás.

No están ausentes, tampoco, ni la arquitectura civil ni los despoblados: la Torre del Cueto (Fresno), la casona de Torazo (inicialmente blasonada y que perteneció a la familia Sanfeliz) y el despoblado y malatería de Guardo (Naveda).

En Torazo se descubrió un horno de cerámica en La Huerta, fechado entre los siglos XII y XIII.

Respecto a restos funerarios, se conserva un sarcófago antropomorfo en Santa Eulalia y una necrópolis con tumbas en la ya aludida necrópolis de La Peña de Santiago o Peña Negra o Torreón de La Cisa (La Puerta), lugar sobre el que existe una leyenda en la que hay guardado un tesoro de oro y plata y que conserva un bloque pétreo de 4-5 metros de altura en su lado más bajo y de unos 20 metros en el contrario, debido a la ruptura de pendiente que se produce. Presenta, en la parte sudeste, una inscripción ya perdida en la que sólo se leen las letras «S» y «O».

San Julián de Viñón es una iglesia de origen cronológico discutido; aunque ha sido atribuida al siglo IX, a tenor de lo que se conserva, parece que corresponde a un momento temprano del románico primitivo asturiano.

En 1270, Alfonso X le concede para su Gobierno el Fuero de Benavente, al igual que a los municipios limítrofes de Villaviciosa y Nava, y lo eleva a la categoría de concejo.

Posteriormente, Cabranes no apoyó al monarca Enrique II de Castilla en su lucha contra su hermano Pedro I, El Cruel, y su descendiente, Enrique III, confiscó a su tío las tierras, entre ellas las que tenía en Cabranes, que pasan a depender del monarca, tomando las mismas carácter de realengo y manteniéndose como territorio libre hasta la actualidad.

De un momento algo posterior es Santa Eulalia de Cabranes, construida en el siglo XV sobre los restos de una primitiva iglesia románica. Es de tipo renacentista y tiene torre de planta cuadrada en el oeste.

Del siguiente siglo cabe destacar Santa María la Real de Fresno. Tiene planta rectangular de una nave cubierta con bóveda de crucería. Inicialmente, más pequeña y consagrada a la Virgen, se amplía a las dimensiones actuales en el siglo XVI. Posee cúpula sobre pechinas y es de tipología popular.

De ese mismo momento y dentro de la arquitectura religiosa es obligado citar la iglesia parroquial de Fresnedo. Ésta estaba en ruinas en 1907 y probablemente dató de época de Felipe II.

Cien años más tarde se construye San Martín de Torazo, el edificio barroco más importante del concejo; es de estilo manierista. Tiene en el dintel de la puerta la inscripción de 1685. Conserva pinturas en buen estado en las bóvedas del ábside, crucero y muros perimetrales. Tiene, asimismo, dos laudas sepulcrales de los siglos XVI y XVII. En la nave, bajo la cornisa y por el exterior, hasta su entronque con el crucero, conserva canecillos románicos reaprovechados de algún edificio cercano ya desaparecido.

También en el siglo XVII tenemos restos de la arquitectura civil: la casona de Torazo posee un dintel con la fecha de 1677.

Del XVIII data también la capilla de Nuestra Señora de la Sienra.

En ese siglo y en el año 1744 Camás era municipio independiente. Fue agregado definitivamente a Cabranes en 1826. En este coto tenía su asiento el Císter. Aquí se recuperó un escudo. De 1744 es una casona de La Podada y de 1794 la casa de los Riego en Fresnedo.

El actual edificio de San Julián de Gramedo es una iglesia rural de pequeñas dimensiones construida a finales del siglo XIX y que posiblemente se alzase sobre el mismo lugar en el que estuvo la construcción primitiva. Conserva placa con la inscripción: «Esta obra fue construida en 1897 siendo cura Don José Álvarez Castrillón». Esta iglesia ha sufrido desde su fundación, por lo menos, dos reformas.

San Antonio de Camás es, también, una iglesia de reducidas dimensiones y de tipología popular. En ella ha recuperado el ex alcalde Joaquín Alejo Lloris un escudo referente al coto de Valdediós.

San Bartolomé de Pandenes es otra iglesia de tipo rural de pequeñas dimensiones.

La casa de los Riego, en Fresno, con inscripción de factura «Esta casa hizola Don Gerónimo del Riego a su costa. Año 1794», tiene por blasón un escudo traído a Cabranes por la familia de otra heredad de Villaviciosa.

Del siglo XVIII también es la casa de Sendín (Santa Eulalia). Tuvo reloj de sol. Pertenece a la casa solariega de los Huerta. Conserva dos escudos de armas: el de los Huerta y el de los Corrales. Tiene un alero muy saliente, típico de la zona de Villaviciosa.

En ese siglo se construye, asimismo, el palacio blasonado de Gramedo.

En Sendín se conserva una casa blasonada.

 

Patrimonio en Cabranes

En el concejo de Cabranes, hay que diferenciar entre su arquitectura de tipo eclesiástico y de tipo civil, que fue muy importante.

Entre su arquitectura eclesiástica destacaremos:

  • La iglesia de San Julián de Viñon, es una mezcla entre el arte prerrománico asturiano y el románico, es Monumento Histórico Artístico. Iglesia de planta rectangular con techumbre casi plana a dos aguas y con una capilla cuadrada, más estrecha que la nave. Su sacristía y el pórtico, son añadidos posteriores. Tenía tres accesos, de los que sólo queda uno. Lo más destacable es su capilla que se abre por un arco de triple rosca, en los laterales hay arquerías ciegas sobre columnas, que no arrancan del suelo, sino de un banco corrido. Los capiteles de las columnas se adornan con diferentes motivos: animales devorando figuras humanas, vegetales entrelazándose, etc.
  • La iglesia parroquial de Santa Eulalia, del siglo XV, es un edificio de grandes dimensiones de planta rectangular, de su interior se destaca la imagen de San Francisco de Paula, que goza de gran devoción.
  • La iglesia de San Martín el Real, de estilo manierista. Es un gran templo de una sola nave, con bóveda de crucería y ábside semi-hexagonal. Tiene una pequeña capilla adosada al muro norte. Tiene dos entradas, una al lado de la entrada principal, donde está el campanario de base cuadrada y otra a un lateral.
  • Su arquitectura civil de casas y escuelas, son debidas al patrocinio del colectivo indiano que tuvo este concejo. Todas estas obras resultaron de la intervención del Club Cabranense de la Habana que aportaron la ayuda económica para financiarlas. Destacaremos de entre todas ellas:
  • Las escuelas de Viñon, edificio austero de arquitectura domestica. Es de planta baja, con dos aulas una para niñas y otra para niños. El primer piso eran las viviendas de maestros y maestras.
  • Las escuelas de Santa Eulalia, edificio modesto y funcional, donde se destaca, como en todos los edificios de este tipo, la separación de sexos, tanto en las entradas, en las aulas, como en los patios de juegos.
  • El chalet del indiano Alfonso San Feliz, destacando sus aplicaciones coloristas sobre los muros.
  • Aparte de otras siete casas repartidas por este concejo, denominadas como arquitectura indiana.

 

Fiestas en Cabranes

Tienen gran cantidad de fiestas, entre las que destacaremos: San Francisco en Santa Eulalia, el Carmen en Arboleya y Torazo, Nuestra Señora en Fresnedo y Santa Ana en Madiedo.

El declive de la ganadería no impide que se sigan celebrando ferias ganaderas con gran concurrencia de público. Están las ferias de Santa Eulalia, Torazo y Pandenes.

Hay varios eventos de fiestas seculares, como la centenaria procesión y subasta de ramos del Carmen en Torazo que cuenta con una cofradía que remonta su historia a 1776. Una fiesta que esta cobrando gran importancia es, el festival del arroz con leche que se celebra durante las fiestas de Santa Eulalia o también a destacar es el desfile de carrozas en Fresnedo.

 

Gastronomía típica del Concejo de Cabranes

Dice José Antonio Fidalgo, ilustre gastrónomo, que comer aquí es «recrearse en una cocina tradicional sin apenas mixtificaciones: potajes, fabadas, arroces con pitu, conejo o pitu caleya guisados, tartas de manzana, de avellana o de nuez; brazos de gitana, frisuelos… Y sobre todo, arroz con leche. Porque Cabranes festeja el citado arroz con leche no sólo como postre de asturianía, sino también como vínculo de unión con sus hijos de allende los mares».